"Nadie merece tus lágrimas... pero si alguien las merece, jamás te hará llorar..."
Anónimo.

lunes, 5 de mayo de 2008

Venciendo el pudor...


Muchos de vosotros no sabréis que, hace unos años, hice mis pinitos en el teatro. Como actriz mediocre, como directora mediocre y como escritora.... también mediocre.
No obstante, conseguí colocar algún guión en televisión para alguna serie que pasó sin pena ni gloria...
Durante un tiempo, al principio de abrir mis blogs, publiqué, en el de la luna, algunos de mis relatos que tengo escritos... Los quité por pudor... Creo que escribir está destinado solo a unos pocos afortunados con el don de la palabra...
A pesar de todo, y venciendo ese pudor del que os hablo, voy a publicar uno de los textos que escribí para una obra de teatro que se representó en Madrid... es una pequeña pincelada que coloreaba una obra hecha de varias partes... en tono de humor.

Aprovechando el festejo de ayer, del día de la Madre, y para poner el tono divertido a una fecha tan tierna y empalagosa, os muestro a una madre "diferente", que os aseguro que abunda también... jeje.
El texto es un poco largo, tal vez queráis volver cuando tengáis 15 minutos libres para leerlo. Aceptaré resignada todas las malas críticas, que seguro merece el escrito. Pero solo pretendo entreteneros un ratillo y comenzar la semana con buen humor...

Deseo que os guste, con cariño.




MADRE NO HAY MÁS QUE UNA...




Soy un hombre normal. Mediana edad, barriguita... Padre y esposo por demás. Y, por supuesto, un cero a la izquierda en mi adorado hogar.

Lo que voy a relatar en esta ocasión es una de tantas historias que ocurren en, como digo yo, mi entrañable hogar. Que pasan por delante de mis narices sin que yo ni siquiera pueda opinar. Es como si mi presencia fuera holográfica en cierto modo. Se alude a mi persona en varias ocasiones como si yo no estuviera presente.
Hace años me dolía, pero me acostumbré a escuchar mi nombre y a no contestar, total, no iba conmigo... Y es que mi mujer es mucha mujer.

Hoy en día soy, in
cluso, capaz de leer el periódico (cuando mi esposa tiene a bien darme el euro para comprarlo) y enterarme perfectamente de los dramas de mi hogar, con la televisión permanentemente de fondo, eso sí.

Si algo he de agradecer a mis hijos, que tengo dos, y a mi mujer es, haber conseguido asimilar al tiempo en mi cabeza infinidad de información incompatible y además ser moderadamente feliz.
Como ya estoy jubilado, mi mujer me va cambiando de sitio según las necesidades del momento.
"Ay quita de ahí ¡Por dios, qué hombre! ¿Por qué no te vas un ratito
a la calle y me traes el pan?
Yo le digo, "Yo... si me das el dinero y ah... lo del periódico".
Se lo diga como se lo diga, invariablemente contesta: "El periódico, el periódico... ¡Total, todos los días ponen lo mismo!
Buscando alguna excusa que derrumbe tan terrible muro, "Es que... como ayer fue la final... pues para..."
¿Pues no lo viste por la tele? ¿No ganó el Madrí? Anda, anda... Vete a por el pan que voy retrasadísima. Que luego bien que te gusta la sopita en su punto.

Mientras, me marcho con un murmullo: pero si a mi me da igual, mujer..."

Al salir por la puerta con mi dinerito justo para el pan, mi hija salía del ascensor. Con una cara...
"Hola papá -
un beso despistado, más al aire que a la mejilla.
-¿Cómo sales tan pronto del "insti" -dije en un alarde por acercarme a su lenguaje. Por su mirada deduje que pensó que yo era un imbécil, porque ni siquiera me contestó.

Vuelvo a casa con el pan bajo el brazo (cual bebé) y oigo la televisión desde el descansillo. Ana Rosa Quintana llenaba mi casa.

Cuando terminamos de comer, suelo sentarme en mi sillón a ver un rato lo que mi mujer ponga en la tele. Pero
hoy, tocaba plancha, y mi sillón es ideal para ir dejando la ropa que va planchando, así que me senté en una de las sillas del comedor, en un rincón sin rechistar.

Puedo ver incluso la tele. Se ve de soslayo, pero se ve.

La niña entra en el salón con la mismita cara de esta mañana y que mantuvo durante su "no comida" (está a régimen para desaparecer).

Ahora es Jorge Javier de "el tomate" quien llena mi hogar. Por el hueco que deja el brazo de mi mujer cada vez que dobla el codo para quitar esa arruga rebelde de mi camisa, consigo ver unas jovencitas en paños menores. Y deduzco: "hay un desfile de ropa interior" A ver si me coincide la arruga con la negra esa... está como un tren.

Mi hija sigue en pie detrás de su madre. Me ha visto, pero me ignora, como siempre. Se mueve de un lado para otro y se muerde las uñas.

-Mamá...

La madre sigue planchando mientras canturrea una canción
. Suele hacer eso, así, si lo que tienes que decir no es importante, pues sube el tono y tú te callas.


-¡Mamá!


- Ay niña -le dice fingiendo sobresalto- Desde luego, qué exigencia. Antes... cuando tenía tu edad... ¡Vamos! ¡Menudo respeto tenía yo a mi madre!

- Tengo que hablar contigo... (Eso me incluye a mi también, aunque ella no lo diga).

- Desde luego... mirando la tele -qué bien lo hace esta Carmen Alcaide. Claro, como tiene estudios. Y una aquí, planchando la ropa de toda la familia, fregando, lavando, en fin... un asco. -Tras una pausa de reflexión -A ver mi niña. ¿Qué tienes que contarle tú a tu madre?

- Es que... tengo un problema...

-¡Problema! Para problema el de esa mujer. ¿Pero tu lo estás viendo? -señala la tele con la mano extendida, cual torero en la plaza- ¡Qué horror! Mira, mira, para que te quejes... Esas tres criaturitas ahí abandonadas, de mala manera... y los padres por ahí. ¡Qué vergüenza!

Girando su cuerpo hacia la dirección en que intuye que está la niña, pero sin dejar de mirar la tele, con esa habilidad que le caracteriza, de ser capaz de hacer diversas tareas a la par, le espeta:

- ¿Me... decías algo?

- Que... -la nena insiste- tengo un problema...

- ¡Ya quisiera tener yo tus problemas!
- Yo si que tengo problemas. Tu, hala, te levantas, te lavas, bien arregladita y al instituto que, la verdad, no se que hacéis en ese instituto, siempre organizando fiestas, excursiones... Menuda vidorra... -Tras una pausa, lo justo para tragar saliva y reponer aire- ¡Pero venga niña! No tengo todo el día. Tanto interrumpir tanto interrumpir y ahora te quedas muda. Si es que...

- Voy a dejar el instituto -Aun como espectador, se me encogió el estómago-

- Pues claro que sí. Haces muy bien
.

- ¡¿Qué?! -mi hija no sale de su asombro, yo tampoco-.

- La de la tele -contesta como poseída- que su marido le pega y le ha "dejao
"... ¡Hace muy bien! Hija... no te enteras de nada.

- ¡MAMÁ! -mi hija chilla desesperada. Si sirviera de algo, chillaría con ella- ¡¿Quieres hacer el favor de escucharme?!

- Ay hija, como te pones por nada, venga... no te enfades...

- Voy a dejar el instituto.


- ¡Pero qué dices! De eso nada guapa. Después del sacrificio que nos ha "costao" a tu padre y a mi pagarte ese colegio tan caro. Pero, vamos a ver ¿Tu no querías estudiar farmacia? ¿No decías que ibas a ganar mucho dinero? ¿Y que hay de ese viaje que nos ibas a regalar a tu padre y a mi a Mallorca? Eres una egoísta... Con la ilusión que a mi me hace conocer Mallorca...

- Pero mamá...

- ¡Ni pero, ni nada! -ya con energías renovadas- Y como sigas insistiendo s
e lo digo a tu padre.

No lo hace por herirme. Sabe que estoy aquí. Es solo una frase hecha.
La televisión vuelve a captarle cual secta.

-Como ese.. ¡Qué asqueroso! Pero tu te crees que un chico como dios manda puede hacer eso en televisión... ¡Por Dios! Lo que hay qué ver... Pero vamos... a lo que iba... ¡Avisada estás! Siempre tapando y tapando problemas... ¡Estoy hasta las narices! Igual que tu hermano... y mírale ¡Un "arrastrao"! Eso es lo que es un "arrastrao". Todo el día por ahí sin hacer nada... y yo ¡Claro! Yo siempre soy la mala de la película... ¡Pero se va a acabar! ¡Esto se va a acabar! Un día de estos me lío la manta a la cabeza y ¡Hala! ahí os quedáis.

No caerá esa breva. Solo lo pensé, claro-.


- Tengo que dejarlo mamá. He estado hablando con Sergio y...

Sergio era el noviete de la niña. A mi, personalmente no me caía mal. Un poco pijo, pero buen chico. Ahora, eso sí, nombrar a Sergio en presencia de mi mujer era como nombrar la soga en casa del ahorcado...


- Ya lo sabía yo. -Se volvió hacia mi como buscando apoyo. Le quité la mirada, era mi pequeña venganza, aunque con ello anulaba mi existencia en la tierra casi por completo- O sea que ha sido ese novio tuyo el que te ha dicho que lo dejes.

Ya se lo dije a tu padre "No me gusta ese chico Manolo, mira que es un "espabilao".

Sorprendentemente un breve silencio permite escuchar la música de un anuncio de la tele. Mi hija sigue m
ordiéndose las uñas. Tiene mala cara. Hablar con su madre es agotador. Si lo sabré yo.. Pero algo grave ocurre. Como poco hablador soy buen observador a la fuerza y algo pasa...
Al fin, Isabel (así se llama mi hija) parece que se decide a continuar. Toma aire e intenta llamar la atención de su madre, que vuelve a estar enganchada a la tele.


- Mamá.

- ¿Qué...?
- Mamá.

- ¡¿Qué quieres?!

- Estoy embarazada.

Isabel me miró de reojo. No supe que hacer en aquel momento y opté por lo más egoísta. Prestarle mi apoyo. En ese momento quise ganar puntos con ella y tengo tan pocos... Me salió una sonrisa de media comisura y mis cejas se derramaron por lo lados de la cara.
Y Mari..., ay Dios mío. Está callada... ahora explotará y esto será como la guerra de Irak, o aún peor. Pero, sorpresa, cree que es una broma, y con media sonrisa, similar a la mía...


- Embarazada... qué tontería... -De nuevo se para, creo que ahora llegará la guerra- ¿Que estás embarazada?! Niña, niña... que no estoy para bromitas. -

Suelta la plancha y se sienta en una silla junto a mi.

- Menudo embarazo tuve yo con tu hermano. Vamos, que vomitaba más de lo que comía. No te digo más que adelgacé cuatro kilos... Y bien delgada que me quedé después. A ver si te crees que yo siempre he estado así. ¡Qué va! menudo tipito tenía yo a tu edad... Pero claro, como te quedas en casa para que todo esté limpio. Que los niños tengan la comidita y no se queden a comer en el colegio. Para que el señor llegue a casa -me resucita por un momento, incluso me mira- y tenga sus camisas limpias su cena a punto... Pues hala, te aburres y a comer...



Mientr
as mi mujer divagaba por su vida, Isabel había sacado de su minúsculo bolso de ganchillo unos papeles que tendía a su madre. Como sospeché, se trataba de los análisis de embarazo. Un folio con el membrete de la Seguridad Social, donde la palabra "positivo" casi se veía desde mi emplazamiento.
Mi hija sostenía el papel en una mano y las gafas de su madre en la otra.


- Toma, lee.
- ¿Qué es esto? ¿Las notas otra vez?

- ¡Que lo leas!
- Hay hija. Trae -comienza a entrecerrar los ojos y sé lo que va decir.

- Es que sin las gafas... Claro, tanto coser para ahorrar un poco de dinero...

- Toma tus gafas, léelo.


Al ver que pone "positivo" ya no sabe cómo negar la mayor, pero que nadie menosprecie a mi mujer. Es un genio del recurso. Sorprendentemente, tras una breve pausa, su tono nos desconcertó a los dos.

- Ay mi niña ¡Si ya lo sabía yo que esto tenía que pasar! ¿Lo has denunciado ya a la policía?


De repente se levanta como una autómata y abraza a la niña, que con disgusto y casi tan alucinada como yo, se zafa de ella. No se da por aludida. En el papel de madre compasiva y mártir continúa con su alucinación.

- Qué mal lo has tenido que pasar, hija. ¿Por qué no me lo has dicho antes? Desde luego, siempre soy la última en enterarme de todo -La frase fue intensificándose peligrosamente. El león volvía al ataque- ¿Cuándo ha sido? Por la noche ¿No? Claro, como ese sinvergüenza no te acompaña hasta el portal... ¡Pues le voy a decir tres cosas bien dichas cuando le vea! Ten novio para eso. Vamos, que ni siquiera te pueda proteger de unos violadores... Porque... serían varios ¿no? Porque a tí, con las clases esas de Judo o Kárate o como se llame, un tío solo no te puede... Pero niña ¡Dí algo!

- No mamá, el niño es de Sergio.

- ¡¡¿Que te ha "violao" ese cerdo?!!

- ¡Pero qué dices mamá! Que no, que nadie me ha violado.

- Pero niña, qué inocente eres. Claro, te dijo que por una vez no pasaba nada... que te dejaras hacer ¡Tu eres tonta! ¡Pero bueno! Es que a ti en el colegio no te enseñan nada. Porque... nuestro buen dinerito nos cuesta ¿Eh Manolo?


Mi protagonismo en este incidente ya me abrumaba. Creo que por esa razón
(bueno, y por mi nietecita) lo recuerdo con tanta nitidez. Se sentía agobiada, daba vueltas por la habitación,como un tigre enjaulado. Por eso quizá buscaba mi apoyo tan insistentemente.

- Es que todo me tiene que pasar a mí. ¿Qué he hecho yo para merecer esto? Si ya lo decía yo "un espabilao, un espabilao".

- Sergio me quiere y yo a el. Se preocupa por mi... y me escucha

- ¡Y te soba! -Ahí tengo que reconocer que tuvo su gracia, a pesar de lo grave de la situación-. Vamos, qué barbaridad...

- Me he acostado con Sergio porque me ha dado la gana. Porque le quiero y punto.

-¡Sí señor, esa es mi niña! Si yo pudiera hablarle así alguna vez...- Ya hemo
s hablado con sus padres...

- ¿Has hablado con sus padres de... esto? ¿Antes que con tu madre? ¡Qué disgusto! Lo que digo. Que siempre soy la última en enterarme de todo.

- Vamos a casarnos. Viviremos en el apartamento que tienen en el centro. Y yo trabajaré en la tienda de su madre hasta que Sergio acabe la carrera.

- ¡Tú! Trabajar... Pero si no sabes ni hacerte la cama. Siempre tengo que estar recogiéndote la habitación, con lo mal que tengo la espalda...

- Es todo lo que tenía que deciros. -Mi mirada le dio las gracias por resucitarme de nuevo por unos breves instantes- Me largo. Adiós.

Salió dando un portazo. Deseé que, contra todo pronóstico, mi esposa se derrumbara y reconociera que estaba perdiendo a su hija, pero comenzó a gritar.

- ¡Pero niña! ¿A qué hora vas a venir a cenar? Estos jóvenes solo piensan en ellos. Luego, llegará a la hora que le dé la gana y ¡claro! su madre, esté como esté, se levanta a ha hacer la cena. Con lo mala que estoy... Y tú qué -eso iba por mí- Iba a hablarme, esto era demasiado- Tu, como siempre ¿no? Ahí calladito, sin pringarte en nada... como un poste. Hijo... qué felicidad vivir así.
¡Vaya! ya me he perdido el concurso.

Esta es mi mujer... Genio y figura.
Pero... Madre no hay más que una...

(Texto registrado de Natacha Guzmán)

Un saludo,
Natacha.

68 comentarios:

Eva dijo...

Pero es que además existen!!! Me ha gustado mucho, Natacha, mucho.
Un beso, guapa, y de pudor nada, quiero maaaaaaaaass!!!!

Ricardo Colomer dijo...

¿y donde está la mediocridad? a mí me ha parecido sencillamente genial.

Un besazo

Sandra... dijo...

Uyyy Manuela... si te tuviera que decir que mientras te leía, "ví" a tanta gente reflejada (de mi familia, amigos, conocidos, etc.)
La verdad es que tenés muchas cualidades para la escritura!!!
Insiste Manuela, insiste!! Mira a la Rowling (Harry Potter), ella escribió 2 novelas para adultos antes de embarcarse con el famoso Harry!
Nunca se sabe amiga... yo que vos, sigo escribiendo!!!!!
Besos y feliz comienzo de semana!

Natacha dijo...

Eva, gracias linda.
Un beso
Natacha.

Ya veremos si algún día pondré algo más...

Natacha dijo...

Ricardo... si es que sois un amor. Gracias precioso. Tú eres genial.
Un beso
Natacha.

Natacha dijo...

Sandra... no me veo yo como la de harry potter. ¿Y qué iba ha hacer yo con tantas libras...? quita, quita que luego te secuestran y eso.... me quedo aquí con vosotros y con mi portátil... jeje.
Un beso, preciosa. y... gracias.
Natacha.

Aguabella dijo...

NATACHA:
PLAS PLAS PLAS PLASSSS!!!!!
Aplausos sonoros para tí.
me ha gustado mucho, y lo peor es que existir este tipo de familia existe jajaja.
espero que pierdas todo el pudor y nos dejes compartir tus obras.
un besito.

Bowman dijo...

Menos mal que luego van cambiando detalles, porque al principio me veía a mí mismo, typical spanish calzonazos...
:D

Eva lo ha dicho con las mismas palabras que yo iba a utilizar: ¡Quiero mas!
Me gusta mucho como escribes.

sinkuenta dijo...

Se refleja el difícil equilibrio entre hombres y mujeres... a veces inclinado de un lado y otras de otro. El poder sobre el otro produce estas aberraciones. ¡Eres una gran escritora! Me ha gustado mucho. (Mi marido siempre dice: 'madres no hay más que una........ ¡menos mal! Saludos: Sinkuenta

@Patrulich dijo...

Me resultó genial, hermanita!
Me dio mucha gracia, y en algunas cosas identifiqué a personas conocidas...
Genial, quiero otro!!!

Un besote enormísimo

Gatadeangora dijo...

¡¡¡Ufffff que agobio de mujer se parece a mi suegra!!, jajajajaj.
Me ha gustado mucho,y haz el favor de ir poniendonos mas cositas escritas por ti.
Escribes,cocinas,haces manualidades....¿y cuando duermes?, jajajaja,¡¡eres genial tia!!¡vales un potosí!!.
Besitos gordos

libra dijo...

Buf Natacha!!!! la falta de comunicación...el no saber escuchar, el hablar, hablar hablar, pero sin comunicarse, sólo palabras....Terrible.
Besitos

Josefa dijo...

Creo que ya te he visitado antes.
Hoy me ha encantado este escrito.
Has descrito muy bien la escena familiar.
Un saludo afectuoso.

Genín dijo...

Pues en lugar de libras que te paguen en euritos...jejejeje
A mi me pareció un sainete genial,
acaso un poco predecible, lo del embarazo, pero claro es que se tiene que adivinar,
podria servir para que estudiaran las causas de la violencia de género...jajaja
Anda que una convivencia prolongada en esas condiciones puede ser mortal de necesidad...jajaja
Un beso y salud

Natacha dijo...

Aguabella, no sé si podré, pero prometo cerrar los ojos y alguna vez, pulsar "publicar" sin pensarlo.. jeje.
Un besito linda mujer.
Natacha.

Natacha dijo...

Bowman, si tú me lo pides... ¡no es justo! sabes que llegados a este punto... no puedo negarte nada... bueno, casi nada jeje.
Un beso de sidra (por la gaita y eso) indi, me alegra no haberos decepcionado.
Natacha

Natacha dijo...

Sinkuenta, tu marido es muy sabio.... imagínate, haber elegido a alguien como tu para compartir su vida ¿necesitas mas pruebas?
Gracias por tu piropo, me hacer ruborizar.
Un beso, linda.
Natacha.

Natacha dijo...

@Patrulich, ¡mira quien hablo! la mujer que mejor escribe de la red... no te llego ni a los tobillos, hermanita.
Un beso de admiración por tí.
Natacha.

Natacha dijo...

Gatita, jajajaja. Muchos tenemos una suegra así ¿no es verdad? en quien crees que me inspiré, jejeje.
Eres un amor peludo y te adoro, linda.
Un besote
Natacha.

Natacha dijo...

Libra, bueno quería hacer un poco de risa con situaciones más o menos serias, espero que te hayas divertido...
Un besito, preciosa.
Natacha.

Natacha dijo...

¡Hola Josefa! gracias por volver a verme.
me alegro de que hayas pasado unos minutos divertidos.
Vuelve, porfa....
Un besito, linda
Natacha.

Natacha dijo...

Genín, diste en el clavo. Hablé sobre esos pobres hombres sometidos a este maltrato constante, ¿Alguien no acabaría abofeteando a una parienta semejante?
jajaja.
Un beso,guapo ¡Qué listo eres!
Natacha.

eva maria dijo...

Que lástima de mujer jajaja, veía a mi abuela paterna jajaja lo que tuvo que pasar mi pobre madre. Oye mujer preciosa, que me ha encantado, yo llevo muchos años escribiendo como me siento y alguien parecido me ha rodeado, me faltó ese toque de gracia, aver si lo consigo jajaja. El pudor, no se porqué, a pesar de lo que demuestro exteriormente, de eso tengo mucho, ¡qué le voy hacer! creo que eres una persona con unas cualidades admirables, no lo dudes nunca. Muchos besitos mujer maravillosa, me encanta conocerte cada día un poquito más.

Jorge L. López dijo...

Si hay que creer que eras mediocre al principio,no seria con ese texto,ni con lo que yo he conocido en el relato colectivo. Sigue escribiendo,no solo los artículos,sino también los guiones y otros textos de ficción, que cuando a alguien la naturaleza le da una capacidad innata,ya depende de uno seguir mejorandola.
Si hay mas textos como ese,seré unos de los lectores que vendrán a pasar un tiempo bien usado leyendolos.
Un beso desde Argentina.

Our house dijo...

Jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja.
No puedo parar de reir; suscribo todo lo dicho por tus lectores...
He visto la situación tan puñeteramente real (vivida) que me he tenido que pellizcar.
No pares, sigue, sigue

Besos y gracias

hawkeye dijo...

Nunca se debe considerar nada mediocre cuando se hace con ilusión y con gusto como tú haces las cosas!!! Si crees que ésto es mediocre... vamos!!! tu nivel de exigencia es muy alto no) ;).Así que puedes dejarte de pudores y mostrarnos todo lo que tu quieras,que seguro es tan bueno como este!!! Besos guapa!!!

Natacha dijo...

Eva María, es un lujo que vengas a vistarme, aparte de un subidón de moral con estos comentarios tan amables que me hacéis.
Gracias a tí por interesarte por mi persona y ser siempre tan respetuosa conmigo. Me reitero el lujo es teneros a todos vosotros.
Gracias, mi niña.
Un beso muy cariñoso para tí.
Natacha.

Natacha dijo...

Jorge, eres un amor. Desde tan lejos y siempre me llegan tus palabras de manera diáfana y clara.
Gracias por decirme todo eso que no merezco.
Un beso, amigo del otro lado del mar.
Natacha.

Natacha dijo...

Our, si que es real... la verdad es que hay muchas casas donde podría pasar perfectamente este relato.
Me alegra haberte hecho reír, eso pretendía.
Gracias, amigo
Un beso
Natacha.

Natacha dijo...

hawkeye, lo mío es de nacimiento. Y mi nivel de exigencia si que es muy alto... Nunca estoy satisfecha con casi nada de lo que hago, menos mal que no hago lo mismo con los demás...
Sois maravillosos, todos, sin escepción.
Un beso, guapo.
Natacha.

josé javier dijo...

Natacha, hija, me he puesto en la piel del marido y... ¡qué sufrimiento! Espero que no sea un matrimonio conocido.
Sigue escribiendo y recreando situaciones reales. UN beso. J.J.

Sandra... dijo...

Hola Manuela, buen martes querida! Tenés razón... tanto dinero.. no se sabe ni dónde ponerlo no??
Nos quedamos como estamos :-)
Besotes!!

Natacha dijo...

Jose javier... no, no es ningún matrimonio conocido... pero me consta que hay más de uno en estas condiciones. El secreto está en llevarlo con humor... jeje.
Un besito, guapo. Gracias por venir.
Natacha.

Natacha dijo...

Sandra, la verdad, aprendo a vivir y ser feliz con lo que tengo.
Un buen día para tí también.
Un beso grande.
Natacha.

fernando dijo...

muy bueno, Natacha. Desconocía esta faceta tuya. Sólo me queda felcitarte. Besos.

NANA dijo...

Sencillamente genial!!!
Me he sentido como si estuviera en la misma habitación, sintiendo lo que sentían los involucrados, incluso me han entrado ganas de levantarme y decirle alguna verdad a la histérica de la madre!!
Besos

Natacha dijo...

Fernando, que lindo....
Gracias. Si he hice sonreir, pues es suficiente para mí.
Un besito.
Natacha.

Natacha dijo...

Nana, qué simpática eres...
Cuando lo escribí pude ver la escena tal cual en mi cabeza. Me alegro que tu la veas también... eso pretendía jajaja.
Un beso, guapa.
Natacha.

Adolfo Calatayu dijo...

A mí también me gustó mucho,querida Manuela; sos increíble bonita !!! me encantó leerlo y sería bueno que abandones esa verguenza que no tiene razón de ser...
muchos muchos cariños

Elsis dijo...

Natacha querida, he llorado de la risa.

Esto no tiene nada de mediocre, pero si sos una genia total!

Y pensar que hay mujeres y hombres así.
Como decía mi abuela, Dios los cría y el viento los amontona!

Porque una mujer así necesita ese tipo de hombre.

Airblue dijo...

Hay infinidad de facetas desconocidas porque tenemos la manía de la modestia. Pues modestia aparte, mi niña, con el arte se nace y hay que mostrarlo con orgulo.
Te felicito por tu escrito, es ameno y real, sobre todo real.

¿Un café?...... :-)

Natacha dijo...

Adolfo, si es que sois la pera. Todos vosotros. Así da gusto, A una se le sube la autoestima a la coronilla.
Un beso, mi lindo
Natacha.

Natacha dijo...

Elsis, me matas "Dios los cría y el viento los amontona... "jjajaaajajaj
Un besito mami, tu si que sos una genia.
Natacha.

Natacha dijo...

Airblue, creo que me lo voy a creer,a pesar de que sois encantadores. Gracias de verdad por tanto cariño que me dais.
Os quiero
Natacha.

Frabisa dijo...

Qué sorpresa saber que escribes y que alegría comprobar lo bien que lo haces!!

Enhorabuena, me ha encantado la historia. es amena, divertida y real como la vida misma.

un besito

Conral dijo...

Tenía poco tiempo pero me lo he leído de un tirón! Muy bien, Natacha, me ha gustado mucho. Sigue, sigue escribiendo, anda y nosotros te leemos... pero no dejes de hacer otras cosas, ya sabes!!!!!!
Un abrazo.
Conchi

Natacha dijo...

Fabrisa, gracias linda. Qué amabilidad...
Un beso
Natacha.

Natacha dijo...

Conral. No dejaré de hacer el resto de las cosas, mi niña.
Un beso grande, amiga
Natacha.

Ana. dijo...

Buenísimo Natacha! Qué bien has pintado a esa madre, que insoportable, por dios!

Me imagino que sigues escribiendo, no? Enséñanos cositas!

Natacha dijo...

Ana, pues escribo poco, la verdad. Es una actividad que me encanta pero requiere tiempo y postura... a veces, hay temporadas que no sale... jeje.
Pero alguna cosita habrá por ahí guardada que podré poner de vez en cuando.
Visto que lo leeís, pues me animo algo más.
Un besito
Natacha.

Mme Zamar dijo...

Hola Natasha,
Que susto me he pegado. Acabo de descubrir tu blog y empiezo a leer. Como me gusta el texto y me parece que el señor es gracioso sigo. Según van pasando las líneas empiezo a encorvar la espalda en la silla. "Que pobre hombre, que mala suerte, que bruja la mujer y que egoísta" hasta llegar al final donde veo que es un texto que as escrito. Que alivio...
Me gustaría escribir mejor en español para poder explicarte por todos los sentimientos por los cuales e pasado. Como puedes ver, todo un logro este texto.
Anne

Natacha dijo...

Anne. ¡Bienvenida!! gracias por tus nítidas palabras. ¿Pero que más español quieres saber? te entendí perfectamente.
Eres un cielo. Qué amable.
Gracias de veras.
Espero que vuelvas siempre que te apetezca.
Un besito, linda
Natacha.

Adolfo Calatayu dijo...

"Soy la pera?" jajajajajajajajaja no entendí nada...entre eso y Sergio que es "un poco pijo" casi me muero de risa; aquí en mi país es una mala palabra...viste como somos los hombres?,nos da risa cualquier cosa jajajaja.
muchos cariños hermosa

Maru dijo...

Ufff, me agotó la mamá... ¿hay mujeres así? me imagino que sí.

Yo creo que de mediocre nada, está super bien, y es super fácil imaginarse las escenas.

Felicidades.

Chuspi dijo...

Pues....qué se puede añadir con tantas visitas previas que todo lo han dicho???

Me ha gustado mucho y me ha entretenido tambien ( y de larguito nada de nada !!)
así que no te cortes y envíanos maaaaaaasss!!!

saluditossss!!!

Natacha dijo...

Adolfo, a ver (jejeje) "ser la pera" significa ser el colmo, ser alguien estupendo...
Y en cuanto a "ser un pijo" pues es ser un niño rico, mimado, con ropa de marca y un poco chulillo...
¡Qué dije!!! lo siento si ofendí a alguien... De verdad perdonadme, no era intencionado...
Un besito, guapo (es que eres la pera, de verdad, jajaj)
Natacha.

Natacha dijo...

Maru, las hay, no te quepa la menor duda... conozco alguna. jeje.
Un beso, guapa
Natacha.

Natacha dijo...

Chuspi!!! gracias mi niña.
Te mando un beso grande, grande.
Natacha.

Amelie dijo...

Me ha gustado muchísimo, se me ha hecho hasta corto, sencillamente genial!!!!

Un beso.

Natacha dijo...

amelie, gracias por ser tan amable. Espero que vengas a menudo.
Un besito lindo para tí.
Natacha.

Antiqva dijo...

Pues me ha encantado y, por supuesto, la culpa de todo la tiene el jubilado ese, que -como dice mi hermana_ :

"Un marido en casa estorba mas que un armario en un pasillo"

Todos pasamos, al menos en ciertos momentos, por vivencias similares a las que tu nos has retratado con encanto.

Un abrazo, amiga y animo con las publicaciones que tengas guardadas en algun cajon...

Antiqva dijo...

Y eso digo yo tambien, amiga, "y tu cuando duermes".

Te veo tan lanzada escribiendo por tantos sitios que llego a pensar que los comentarios de los lectores tambien los haces tu misma...

Ja, ja, ja

No estoy seguro de que sea yo el que esta escribiendo esto. No se.

Pero, animo, y sigue tan frenetica, que a nosotros nos encanta.

Pero claro, no estaras dejando algo abandonados a los gatitos...

Un fuerte abrazo

Natacha dijo...

Antiqva, guapo. Es cuestión de organizarse, pero es verdad que ocupa mucho tiempo... algún día me van a echar de casa.. jeje.
Ya veremos si no tengo que cerrar temporalmente alguno de los blogs...
Un besito, precioso. como me gusta que vengas a verme...
Natacha.
Gracias por tus ánimos.

angie dijo...

Me ha gustado mucho. Tiene ese punto irónico realista que me encanta. Mientras lo leía no podía evitar una media sonrisa. Sigue escribiendo. Te confieso que estoy enamorada delt exto que tienes en tu blog Un país en la luna. Leeré con gusto cualquier otro que nos regales.

Natacha dijo...

Ah¡ mis gatitas están aquí, haciendome la pelota para que les preste atención. A veces tengo a una en los pies a la otra en el regazo. Me llenan todo de pelos y de amorcito....
Un beso
Natacha.

Natacha dijo...

Angie, gracias, de verdad.
Es precioso lo que dices... Enamorarse de un texto.... es de una ternura que me infla como un pavo. Gracias mi niña.
Cuando los textos salen del corazón, salen así, puros, sin limar... son hermosos de verdad, directos de dentro...
Un beso
Natacha.

Leznari dijo...

Me ha encantado, fuera el pudor y sigue deleitandonos con todos tus guiones.Un besazo bella.LEZ

Natacha dijo...

Lez, gracias mi niña. Alguno rebuscaré por ahí, ya iré poniendolos, jeje.
Un besito, cielo
Natacha.