"Nadie merece tus lágrimas... pero si alguien las merece, jamás te hará llorar..."
Anónimo.

domingo, 26 de octubre de 2008

El síndrome del nido vacío.


Recuerdo como si fuese ayer cuando nació mi primer hijo... y cuando lo hizo el segundo.

Tal como zipi y zape. El primero con cabellos negros y fuertes, ojos oscuros impresionantes y piel dorada... el pequeño rubio y tierno, ojos miel y piel blanca...

Cuando nació el mayor casi nos vamos los dos al otro mundo. Afortunadamente estamos aquí para contarlo. El pequeño llegó como el que da un paseo por el parque...

Ambos han llenado nuestras vidas, nuestro tiempo. Sobre todo el mío...

Durante estos últimos 20 años no hice otra cosa sino cuidarles, aconsejarles, mimarles y observar, observar casi sin darme cuenta de que se hacían hombres... de que su vida iba tomando forma, hermosa o no, derecha o no... su forma, su vida...
¿Dónde dejé la mía...? Se quedó pegada a su piel, sus fiebres, sus miedos, sus exámenes...
Sus dolores fueron los míos. Sus triunfos, mis alegrías... Sus dudas, mis consejos...

Y hoy me doy cuenta. Hoy he caído en que me olvidé de vivir.
Se me olvidó que yo también caminaba, que mis años también contaban... Mi marcador no dejó de pasar... mientras ellos cumplían años tuve la sensación de que algún día serían tan mayores como yo, incluso que me alcanzarían y superarían... Tonta de mí. Se me pasaron mis años... No me miré al espejo, no reparé en mi piel, en mis deseos.
No recuerdo como se pide, solo cómo se da... No recuerdo como se duda, sólo como se aconseja...

Ellos son ahora dos chicos grandes. Me miran desde arriba con cierta condescendencia. Incluso se permiten el lujo de darme lecciones, jaja... Y a veces tienen razón.

Aquellos chiquitines... mi moreno y mi rubio, han crecido. Tienen llaves de casa y pueden ya tocar el fuego de la cocina sin que un sobresalto me pare el corazón.
Ya puedo dejar los medicamentos en un lugar donde yo alcanzo a cogerlos. Y el costurero anda por encima de cualquier mesa... Ya no hay peligro...
Ahora solo me asusta mi vida. Me asusta el día que salgan por esa puerta y se marchen. Mis horas eran sus horas, Mi horario ha sido su horario del cole. Mi comida, su preferida... Ya no recuerdo cual es la mía...
Ya cada septiembre no tengo que forrar decenas de libros. No tengo que poner el nombre en los uniformes del colegio, ni comprar zumos para el recreo.
No importa si hoy no pongo la lavadora o plancho la ropa...

¿podré comer a la hora que quiera? Y levantarme cuando ya no tenga sueño. Trasnochar e ir al cine a ver... No sé si podré ver algo que no sea de Disney... después de tantos años...

Mami tiene tiempo para dejar de ser una mami... y se me olvidaron los otros papeles que podía desempeñar.

Supongo que tendré que acostumbrarme a la idea de recuperar mi vida.

¿Alguien puede decirme cómo...? Cómo se vive sin ellos, sin sus mimos y reproches. Sin sus "no quiero" y "te quiero", sin sus inteminables preguntas, sin mirar el reloj a la hora de anochecer... Sin fimar las notas. Sin colacaos y sin sus "esto no me gusta"..."ayúdame, que no llego"...Sin los dibujos en la nevera y las flores de papel del día de la madre...
¿Alquien puede decirme cómo...?

Un saludo,

77 comentarios:

Antiqva dijo...

Amiga, claro que se puede... pero solo tu intuicion te dira como...

Ademas, no tengo yo tan claro que hoy la gente joven se marche de casa... Digamos que se ausentan, pero terminan volviendo.

Claro que eso es una ley natural, por lo que veo en los gatos. Nuestra amiga mando a su hijo a hacer gargaras cuando vinieran las nuevas crias, y luego tuvo que recogerlo otra vez... Esta tarde, sin ir mas lejos, el muy "pillo" estaba "tomando el pecho" de su madre, y eso que ya debe de tener mas de 30 años en edad humana. Si quieres te puedo tomar alguna foto, incluso.

Y es que una madre, siempre es una madre. Yo creo que los padres estamos algo mas despegados...

Bueno, quizas es que los padres estamos mas digamos dependientes de la madre, que de los hijos. Quien sabe...

Un abrazo, amiga

NANA dijo...

Los mios me han dejado claro que no se van a ir de casa hasta los cuarenta!!...eso dicen porque tienen 11 años, ya veremos!!
Estoy seguro que cuando pase sabrás volver a conocerte, a quererte y a ser un poco egoista...vete haciendote a la idea,pues es ley de vida.-
Cuando sepas como hacerlo .. me llamas y me lo cuentas, yo tampoco concibo mi vida sin ellos!!
Un besazo salaa

Natacha dijo...

Antiqva, sé que han de irse, pero pareciese que nací para criarles y cuando el tiempo pasa, una se acostumbra a la rutina...
me asustan los cambios. Odio los cambios y este, vive Dios, si es un buen cambio...
Supongo que al final disfrutaré de otras cosas...
Un beso, querido amigo.
Natacha.

Paqui dijo...

Querida Natacha, te entiendo perfectamente.
Nunca queremos que llegue el momento de que se vayan. Yo de momento a los tres los tengo en casa, aunque el mayor va ya un poco por libre, solamente los fines de semana, pero no se ha independizado.
Yo ahora tengo un gran problema que me preocupa mucho más, que te invito a que lo leas en mi blog porque lo he publicado.
Un besito y feliz semana

Natacha dijo...

Nana, te llamaré y te lo contaré, preciosa... El mío pequeño tiene 15, pero ya empieza a ser independiente... no puedo evitar sentir cierta nostalgia de la carcel en que te mantienen los niños... jajaja.
Un beso, preciosa. Disfrutalos mucho.
Natacha.

AFRICA dijo...

Me ha pasado lo mismo, al principio fue mas difícil, pero poco a poco vas ocupando tu tiempo y al final consigues llenarlo. A veces miras con nostalgia al pasado, pero eso no significa que el presente no sea bueno. Ahora toca otra etapa, mis hijas llegan me cuentan de sus fiestas, sus amistades, sus estudios, pero ya casi no me necesitan. Tengo mas tiempo para mi marido y el para mi. Nos acostumbramos y ahora adaptados completamente, no cambiariamos el momento

Un beso

RAMPY dijo...

Eso me recuerda al "síndrome de Estocolmo", pero con niños.
Toda la vida cuidando de niños, algunas veces con gran hartazón y muy a tu pesar y cuando llegan el día de que tienen que abandonar el nido, los echa de menos.
Besotes
Rampy

Karenina dijo...

Holas se ve que seras un gran padre, y tus hijos afortunados, no hay nada mejor que ello. si hoy en día todos los padres mostraran interés por ellos nuestra sociedad sería otra.

Felicidades por tu hijo. hasta pronto ;)

Pedro dijo...

Yo casi me enfrento a la situación contraria, pero sea como sea, un cambio así es un gran cambio en nuestras vidas. Creo que te comprendo.
No hay que temerle para nada a esos cambios que nos obligan a replantear nuestras vidas, al contrario, más bien habría que recibirlos con alegría e ilusión. La rutina es la peor de las pesadillas en las que se puede caer.
Así que ánimo y aprovecha ahora para dedicarnos más tiempos a nosotros, que también somos como tus hijos, te seguimos necesitando.
Un beso.

Chuspi dijo...

Pero Nata, tú te crees que tal y cómo estan los tiempos se van a ir??? Que no mujer, que si sigues haciéndoles el zumito y el colacao no se van mujer, que no,jaja, que te lo digo yo, y mas siendo hombres;P
Además,cómo que has olvidado tu vida? pero si aún eres muy joven para empezar a vivir denuevo? Otra etapa sí, pero estás a tiempo de sobra, juer, y tanto tanto!

Disfruta ahora que si luego te vienen los nietos, ya te veo denuevo por aquí diciendo que otra vez con el colacao y demás,jajaja!!!!

BESOTES!!!!!

Adrisol dijo...

creo que tu pregunta viene porque tal vez eres reticente a los cambios,parece como que te hubieras acostumbrado a lo que hay, y ahora no hay. hay otra cosa!!parece trabalenguas pero es así.
yo fuí adaptándome de a poco,primero se fué uno, luego el otro y ahora el tercero, que encima es soltero.
no niego que se siente algo extraño,algo raro, algo triste,
pero lo capitalizé. Tengo tiempo para mí.
si tengo hambre como, si quiero escuchar música, pongo la que a mí me gusta, etc,etc.............
creo que los cambios son buenos,amén que son imposibles que no pasen......................
ES CUESTION DE ACOSTUMBRARSE A LA NUEVA VIDA..........
DISFRUTA AMIGA, ES OTRA ETAPA MARAVILLOSA
un abrazo re grande...............

moderato_Dos_josef dijo...

Natacha me gustaría mucho poder decirte cómo, pero ya que estás indecisa y tal vez tristona, te diré algo para que seas feliz. No has perdido ningún año de tu vida, al contrario, los has aprovechado criando, es ley de vida. En cambio yo he perdido años de vida sin encontrar a la persona adecuada, sin casarme, sin tener hijos, y ahora me temo que ya es demasiado tarde. No tengo a nadie... bueno a mis padres, pero morirán pronto y entonces yo me quedaré solo en el mundo. En cambio tú los tienes a ellos, que se irán de tu casa pero nunca se irán de tu lado. Bueno, ¿más tranquila? Un saludo!

Emig dijo...

TUS HIJOS

Tus hijos no son tus hijos
son hijos e hijas de la vida
deseosa de sí misma.
No vienen de ti, sino a través de ti
y aunque estén contigo
no te pertenecen.
Puedes darles tu amor,
pero no tus pensamientos, pues,
ellos tienen sus propios pensamientos.
Puedes abrigar sus cuerpos,
pero no sus almas, porque ellas,
viven en la casa del mañana,
que no pueden visitar
ni siquiera en sueños.
Puedes esforzarte en ser como ellos,
pero no procures hacerlos semejantes a ti
porque la vida no retrocede,
ni se detiene en el ayer.
Tú eres el arco del cual, tus hijos
como flechas vivas son lanzados.
Deja que la inclinación
en tu mano de arquero
sea para la felicidad.

Khalil Gibran

Me ha recordado tu post estas bellas palabras.
Aunque, lógicamente te preguntarás ¿y yo qué? :)

Desde donde estoy y lo que vivo y voy conociendo de mí, estoy lejanísimo de vivir lo que tú. No obstante veo otras cosas y valoro todo lo que descubro de mí y me acerca a mayores... todo un mundo que merece la pena vivir no como respuesta social, sino como expresión propia donde espacio y tiempo tienen otro sentido y quizás, se atisba el propio con nuevas luces, nuevos confines dentro de la misma realidad...
Además, tú harías hablar hasta al propio aburrimiento :)

Besitos, cielo.

sinkuenta dijo...

Natacha: yo creo que es bueno que se vayan alejando y te abran en la conciencia la pregunta que acabas de plantear... Nuestra vida es eso, nuestra. Nadie puede llenar el hueco de nuestro ser, ni apropiarse de nuestra voluntad para llevar a cabo los cambios que necesitamos hacer. Tu gran responsabilidad eres tú... y tus hijos, que han recibido lo mejor que tú les podías dar, nunca se alejarán del todo... porque tu amor ha creado una unión que nada ni nadie puede destruir. Ahora son tiempos nuevos que tienes que comenzar gozosa de tener una oportunidad de ser cada vez más quien tú eres en realidad. Un beso hermanita

majo dijo...

una de mis hijas ya voló del nido, las otras dos siguen aqui (mas o menos a la hora de dormir sobretodo).
llegaron llenando tu vida de golpe, pidiendo tu atencion 28horas al dia, se van poco a poco, van dejandote horas ratos libres que aprendes a llenar.... disfrutas de decidir a las dos de la tarde que te quedas a comer fuera y lo solucionas con una llamada.
te vas de vacaciones una semana y haces solo una llamada diaria... ya no escuchas en estereo aquello de "cuanto falta?" "cuando llegamos?". tampoco tienes que parar cada 50km para una "visita al servicio". reaprendes lo que era cocinar para dos.(en mi caso para una). escuchas la musica que te gusta y si ya no sabes cual es vuelves a la de tu adolescencia y desde ahi recorres el camino.
cuando anochece sigues mirando el reloj y te recuerdas que ya no hace falta.... y cuando te hayas acostumbrado a tu nueva vida.
te pediran que hagas de canguro de tus nietos y vuelta a empezar.
besos

Enigmática dijo...

Este post me ha encantado, es precioso, ojalá que encuentres la forma de recuperar tu vida y que cuando vuelen del nido tú no estés triste, sino contenta porque dan un paso más en sus vidas, porque siempre estarás ahí para ellos y ellos para ti.

Besos,

Enigmática

Genín dijo...

Si, claro que si, tu lo sabes, yo ya no me acuerdo como lo logré, pero la vida te obliga a lograrlo, no sin sufrimiento, pero es una mas de las leyes de vida.
Los pajarillos, llega un momento en que deben abandonar el nido, porque están ya listos para hacerlo...Si, ley de vida.
No te olvides de vivir la tuya, es importante eso.
Besos y salud

Patricia dijo...

Por el momento vivo lejos de mi mama, me duele mucho y la visito una vez al anho, se que en su momento cuando me necesite estare a su lado por el tiempo que ella desee, es mas le he invitado varias veces pero casi siempre me sale con que tiene muchos compromisos y reuniones :( En fin,
Dicen que si uno "ayuda" a la mariposa por pena de verla peleando por salir de su capullo esta muere por ser fragil, uno debe dejarla salir naturalmente, aunque esto le cueste y deba sufrir tanto la mariposa como el que la ve cambiar su proceso de capullo. La mariposa volara alegra y conocera la vida con sus ojos, deleitara a cuantos la miren... pero siempre retornara, jamas partira para siempre.
Yo creo que los hijos se van pero siempre buscan maneras de estar junto a sus padres cuando estos los necesitan. Y los padres entienden que es el proceso normal de la vida dejarlos aprender por si mismos y retornar con logros, experiencias, alegrias, ven el fruto de lo que han creado con sus ensenhanzas plasmado en sus experiencias y logros.
Se feliz mi querida amiga eres una excelente madre (no todas lo son)
Un beso,

zoraida999 dijo...

La misma impresion que nos invaden a casi todas. _Yo tambien me deje la vida y la salud por circustancia con ellos, y cuando te quieres dar cuenta se te han pasado una cantidad de años y no sabes donde. Dejas toda tu vida, profesional y personal, sin ponerte a pensar si algun dia recibiras agradecimiento por ello, pero como decia cuando yo era pequeña, ellos no son los que han decidido venir, tu has tomado una decision y no debes perdirles nada, aunque siempre te gustaria que supieran apreciar el esfuerzo, que solo lo veran cuando ellos les toque pasar por lo mismo, es ley de vida. Despues de estos años, los mios van creciendo todavia son pequeños, pero ya empiezan a tener su vida, sus amistades, son ellos lo que me empiezan a concienciar que les vaya soltando cuerda, que ya no son bebes, y me toca aprender a hacerlo. Algunas veces, me dicen que se van a ir de casa pronto y claro yo me rio por dentro, otras en cambio piensan quedarse a vivir conmigo toda la vida y yo me sigo riendo por dentro. Empizo a recuperar un poco mi espacio, aunque no mi vida, pues esa decidi dejarla hace mas de una decada y hay cosas que ni las podre recuperar, como hay cosas que tambien se que no han sido ni seran agradecidas por nadie.... Es algo que tu has decidido en un momento y de los que no me arrepiento....
Seguro que se aprende a estar mas sin ellos, yo trato de acordarme de mi misma, de lo que queria y deseaba, y que ellos haran lo mismo. La diferencia con los hijos es que jamas se rompe el cordon umbilical y que en cualquier momento que tenga un problema sea la edad que sea, te busacaran, porque saben que tu eres la persona que nunca les fallaras...

Un saludo

Amelie dijo...

Ostras, Natacha, no te puedes imaginar el vértigo y la congoja que me ha entrado al leer tu entrada... Yo estoy en la época de los dibujos en la nevera, tener todo lo peligroso quitado de su alcance, de tener mil ojos, de protestar por no tener tiempo para mí... Y al leerte, me ha dado un vuelco el corazón...

Como te dicen otros "compis" no te creas que hoy en día la gente se va tan alegremente de casa.

De todas formas, yo creo que estás en la época de hacer realmente lo que a tí te guste. De empezar a ser un poco egoísta y mirar más por tí.

Un abrazo.

jordicine dijo...

Pues yo no. El mío tiene 7 años y es lo mejor que me ha pasado. Te entiendo perfectamente. Pero seguro que has vivido muchísimo. Un beso.

Natacha dijo...

Paqui, ahora mismo voy a verte, cielo.
Un beso.
Natacha.

Natacha dijo...

Africa, bienvenida lo primero.Gracias por tu comentario. Me ayuda saber que es una etapa, aunque supongo el tiempo va poniendo cada cosa en su lugar...
Espero verte a menudo por aquí,
Un beso, cielo
Natacha.

Natacha dijo...

Rampy, es exactamente eso... les das todo tu tiempo incluso te quejas... pero como la canción.
Ni contigo ni sin ti, tienen mis males remedio, jjaja.
Un beso y muchas gracias, cielo
Natacha.

Natacha dijo...

Karenina, bienvenida y gracias por tus amables palabras.
Un saludo
Natacha.

Natacha dijo...

Pedro, los cambios a mi me desestabilizan. Fijate que la rutina, me da seguridad. La seguridad de lo previsible, el control... y los cambios me asustan. Supongo cómo te sientes y te digo,desde aquí, que disfrutes del pequeño que vendrá pero no dejes de lado tu persona, tu vida. Coge los trenes que toquen... que luego es tarde para algunas cosas...
Un beso, querido amigo
Natacha.

Natacha dijo...

Chuspi, jajaja. Si que soy joven, afortunadamente... no quiero pensar cómo estaría si fuese más mayor. Tengo ganas de hacer muchas cosas... y en eso me refugiaré. Gracias mi niña... Tal vez dentro de 10 años esté dándoles una patada en el culo, para que se marchen, jajaja.
Un besito, cielo.
Natacha.

Natacha dijo...

Adrisol, así es.... los cambios siempre asustan... tal vez sea solo eso. Un susto por lo que viene... Estoy segura de que podré con ello, aunque me produce tristeza...
Hay que ver cómo somos las mamis... jeeje.
Un beso, preciosa
Natacha.

Natacha dijo...

Moderato, me haces sentir tan mal... tienes razón. Las cosas siempre tendemos a mirarlas en solitario. Lo nuestro es lo peor, lo más importante...
Gracias por tus palabras. Estoy segura de que tienes buenos amigos que te acompañarán siempre. Aquí tienes una que nunca te dejaría solo.
Un beso, cielo.
Natacha.

Natacha dijo...

Emig, conocía ese maravilloso texto de Gribran... hermosísimo y que da la dimensión justa de lo que debemos ser para los hijos...
Es un regalo que me haces, en este momento, creo que necesitaba leerlo y tú me lo has traído.
Gracias amigo...
Un beso,
Natacha.

Natacha dijo...

Alicia, todo eso lo sé y soy consciente de ello. Sé que han de volar, que es bueno para ellos y para mí... aún así me produce tristeza y supongo que serán periodos de adaptación... hay que llorar para sacar el dolor fuera, el miedo es libre y campa a sus anchas cuando bajas la guardia.
Gracias por tus preciosas palabras, que agradezco, efectivamente como las de la hermana que nunca tuve.
Gracias mi niña. Un beso
Natacha.

Natacha dijo...

majo, veo que comprendes a la perfección... parece que escribí esas palabras yo misma.
Me gusta saber que hay después, comprobar que todo sigue igual después de adaptarse... aunque lo sospecho, creo que necesitaba oirlo de bocas expertas.
Gracias, mi niña, por venir, por tus palabras y por ser mi amiga.
Un beso
Natacha.

Natacha dijo...

Enigmatica, gracias, cielo. Estoy en ello y segura de que lo conseguiré, poco a poco, con alguna lagrimilla...
pero es así la vida...
Un beso, preciosa
Natacha.

Natacha dijo...

Genín, en eso estoy, no quiero que termine de pasar el tiempo y perder aún más trenes. Bien dices que es importante y todos vuestros comentarios me ayudan a tomar decisiones.
Gracias, querido amigo.
Un beso
Natacha.

Natacha dijo...

Patricia, parece que algunos padres lo tienen muy claro, jajaja. Tu mami es increíble, desde luego.
Por mi parte estoy agradecida por vuestros comentarios y te doy las gracias por tus palabras tan bonitas.
Un beso, cielo.
Natacha.

Natacha dijo...

Zoraida no me siento mal por eso. No deseo que me agradezcan nada... tuve a mis hijos por decisión propia y he sido feliz cuidándoles y dando todo de mí para que ellos tuviesen dónde poner los pies...
Pero me invade la tristeza terminar con esa etapa, ver que ya no soy tan necesaria....
Es como la canción. Me olvidé de vivir, pero es verdad que siempre serán mis hijos y que siempre seré su madre... espero que no se olviden de mí nunca... Yo jamás lo haré..
Gracias por tus palabras, amiga.
Un beso, bonita
Natacha.

Natacha dijo...

Amelie, disfruta de esta maravillosa etapa... pero no te olvides de tí misma... Piensa de vez en cuando en tí... después lo necesitarás... Te lo digo desde aquí, mirando para atrás.
Gracias, mi niña. Eres un cielo.
Un beso
Natacha.

Natacha dijo...

Jordi, si que he vivido, pero a través de sus ojos... creo que ha sido un error, tanta dedicación... ya digo, perdí algunos trenes que no sé si podré tomar de nuevo.
En cuanto a mis hijos, también son lo mejor que me ha pasado...
un beso, precioso
Natacha.

Ricardo Colomer dijo...

Tengo una con cinco años y otro con siete meses...creo que no te puedo aconsejar nada.

Cuando lo soluciones me avisas de como se hace ¿vale?

Un besazo

Bowman dijo...

No se puede vivir sin ellos... porque cuando por fin te has librado de ellos, aparecen con la bolsa de ropa sucia para que la laves y con unos tupper para que los rellenes, los muy jodíos...
;-)

Sobre todo, cuando llegue el momento, vuélvete lo más egoísta que puedas (tienes derecho, ya que no lo has sido en tu vida) y dedícate a TÍ. Convierte los hijos perdidos en una oportunidad ganada.

La mía ya se fué (de mala manera), cegada por el brillo de todo lo de fuera y despreciando todo lo que le dábamos, en un ataque de egocentrismo juvenil. Acabó volviendo al único sitio en el que, aprendió, realmente se le daba sin pedir nada a cambio (excepto respeto, eso siempre). Volvió, por supuesto, hecha un asquito, despues de descubrir a la fuerza que la vida que imaginaba no era real. Conseguimos remontarla. Y, en cuanto ya es otra vez persona ¿crees que lo agradece? Ayer mismo tuvimos otra vez bronca... estos jóvenes no aprenden.

A veces me pregunto si merece la pena el esfuerzo, pero no por ello dejaré de hacerlo. Lo considero una responsabilidad. Eso sí, cuando un día se vuelva a marchar, seguiré con mi vida sin dolor.

Vamos quemando etapas. Cuando acabes con una, empieza con la siguiente. Tan simple como eso.

Cuando llegue ese día, alégrate porque se vayan con alegría (y no por un estúpido rebote cuando a algo le dices "no")

Vaya, hoy me pillas en horas bajas (pero ya aprendí que deprimirse no era la herramienta adecuada. Ahora lo transformo en enfado o incluso ira, pero me ayuda a enfocar hacia dónde quiero ir)

Natacha dijo...

Ricardo, lo haré, cielo.
Un beso y disfruta sin olvidar...
Natacha.

Natacha dijo...

Bowman, es cierto que son egoístas... supongo que todos lo fuimos a su edad (aunque unos más que otros, la verdad). Supongo que me pilla en un mal momento y lo superaré sin problemas cuando me toque..
Quemaré esas etapas y veremos qué pasa...
Gracias, cielo, por tu punto de vista, siempre importante para mí.
Un besito
Natacha.

Elsis dijo...

Los cambios desestabilizan cuando son de un día para el otro, pero si nos preparamos para este momento mientras nuestros hijos van creciendo, entonces no sufriremos esta situacón como un abandono o una pérdida.
Es importante no dejar a nuestra pareja al margen mientras criamos a nuestros hijos, así cuando quede nuestro nido vacío, podemos volver a vivir nuestra relación como al principio...
Y cuando ya nos acostumbramos a esta nueva vida, llegan los nietos y empezamos de nuevo...

Besitos, mi niña querida!!!

Leznari dijo...

Es tan díficil empezar a vivir, cuando durante 20 años lo has dado todo por ellos....aún se recuerdan esos días..esas noches y es cierto...dá pena...se perfectamente que aprenderemos a volver a vivir por nosotras y sino...ya sabes...mochila y cueva;) creo que me has entendido, jejejeje.
Besitos mi niña
LEZ

Las Cosas De Lua dijo...

Todas las etapas son buenas, así qué empieza a vivir la tuya ,ahora sólo toca disfrutar un poco más de tu intimidad ,tu parcelita ...A VIVIR LA VIDA LOCA qué diria aquel.

Un beso amiga .

josé javier dijo...

Vaya, hacía tiempo que no venía por aquí... y me has dejado un nudo en la garganta.
Los míos están todavía en casa, tienen 11 y 13 años todavía, así que tomo nota de tus reflexiones e intentaré vivir sus vidas y la mía.
Gracias por ello.

PD: Hay una buena noticia en Céfiro del oeste

Natacha dijo...

Elsis, espero que una nieta me quite de nuevo el sueño y me ponga en marcha. Algún día, jajaja.
Un beso, mami linda
Natacha.

Natacha dijo...

Lez, jajajaj. Te entiendo tan bien como tu lo haces conmigo.
Caminaremos juntas, sin cueva, jajaja.
Un beso, bonita
Natacha.

Natacha dijo...

Jj, Hazlo, ya sé que los consejos no deben darse... pero a mi me gustaría que alguien me lo hubiese dicho.
Disfruta mucho de ellos, cielo.
Natacha.

Eva dijo...

Ellos no son egoístas, nosotros los hacemos así. Siempre protegiéndolos, mimándolos, dándoles el último yogur, las últimas natillas de chocolate, el trozo de carne más tierno, las mejores deportivas, las excursiones, las consolas de videojuegos... y no pedimos nada a cambio aunque la mayoría de las veces ni se lo ganan, pero son nuestros hijos y yo por lo menos soy incapaz de castigar a mi hijo sin cenar o sin ver la tele. Les hacemos creer que son los más guapos, los más altos, los más listos... ¿y qué pasa? pues que se lo creen, y luego nos miran como perdonándonos la vida, como si ellos estuvieran ya de vuelta de todo.

Al fin y al cabo nos miran como nosotros hicimos con nuestros padres porque educar bien nadie sabe, nadie tiene la clave e intentamos hacerlo lo mejor que podemos, pero eso no quiere decir que lo hagamos bien.

A mí me da un miedo la adolescencia que ni te imaginas. El mío tiene 7 años, como el de Jordi, pero de vez en cuando ya me deja sin palabra. Y es mi vida, desde el positivo del predictor, pero yo siempre he dicho que antes que madre soy yo, una persona con sus necesidades y aunque termine agotada intento no olvidarme nunca de mí.

Sé que no he aportado nada a tus dudas pero mira, me ha servido también para hacer un poquito de autoreflexión.

Un besazo, preciosa.

Sendieva dijo...

Ay mi niña no me digas eso!!! cerquita de tu edad, pero yo estoy empezando con los zumos y el nombre en el uniforme!!! jajaja

No tienes que aprender a vivir, sabes vivir, sólo que te vas adaptando a las circunstancias, durante estos 20 años lo has hecho poco a poco, te has adaptado a todo, y miraté ahora, no tienes que cambiar nada, todo está hecho, hace tiempo que no les coses el nombre en el uniforme y no te diste cuenta hasta hoy de que ya no lo haces, lo cual dice que ya te adaptaste, y puedes gritar bien alto que estuviste ahí, que lo conseguiste, ese es el mayor logro, por lo que más orgullosa puedes estar, y tu vida sigue estando, lo que pasa que ahora vas a ser más importante, nada está por encima de ti, tapandote.

Como dice este Bowman, ¡que es que no para!!! no te hagas ilusiones!!! que no se van nunca, como mucho vienen más jajajajaj

Muchos besitos mi preciosa niña, ánimo y mira la hermosa mujer en lo que te has convertido.

Alma dijo...

Sé que me voy a sentir igual que tú cuando pase un tiempo...Ya me irás contando.Muchos besitos gran amiga.

Alejandrina Cara de Gallina dijo...

Hola hermosa mujer,
Te entiendo perfecto, y aunque mis hijos estan pequeños se que algun dia llegara el momento de que se vayan de mi nido...

Muchos te han dicho que nunca se iran realmente, yo creo que es verdad. Yo tengo 6 años de casada y me he ido lejos y no tan lejos y siempre vuelvo... ahora vivo en la misma ciudad que mis padres y hasta tengo llave de su casa, me gusta mucho ir alla, por lo menos una vez a la semana, a veces que voy casi todos los dias, y si no, me estan llamando a decirme que vaya que extrañan mucho a los niños. Sigo sintiendo ese lugar como mi casa, donde siempre soy bienvenida y siempre me espera una taza de cafe al lado de mi madre...
Un beso y un abrazo...

Robledo de Chavela(Madrid) TELF 639852178 dijo...

Hola Natacha, yo tengo dos niñas, una de 15 y la otra de 13, y la verdad, como a ti, no me gustan los cambios, y se que es algo que por naturaleza tiene que pasar, que nos dejen, que vuelen por ellos mismos..pero eso no quita, al menos a mi, el tener miedo a lo que ocurra en el futuro...aunque pienso que mis hijas, aùn les quedan unos años de seguir a nuestro lado, aunque es cierto que la vida pasa demasiado deprisa............
besos

Paqui dijo...

Natacha, muchas gracias por tu apoyo y ánimos en esta situación que estamos viviendo.
Ya os ire informando. Es indignante como funciona toda la Administracción, pero voy a llegar donde tenga que llegar. Mi hija está ante todo.
Un besazo

Esther dijo...

Yo aun no soy madre y por lo que aun no me puedo ver en ese punto,pero claro que podrás volver a retomar tu vida del todo, a coger las riendas y a hacer cosas que antes no disponías de tiempo para hacer,como por ej escribirnos a todos,o cualquier otra cosa que te apetezca.

Ellos por mucho que abandonen el nido van a seguir necesitandote aunque sea en menor medida.. y siempre serás su madre .

Besitos

Aguabella dijo...

Bueno queria Natacha, he pasado por lo mismo y me he hecho las mismas preguntas, también me olvide de vivir, primero se derraman miles de lagrimas al tener los recuerdos y ver la casa vacia, después con el tiempo te haces a la idea y tienes que aprender a vivir de otra forma.
Ahora tendrás más tiempo para ti para tus cosas, luego vendrán los nuevos miembros de la familia, esos pekeñines que te volverán a llenar la casa con risas y juguetes.
Hay que pasar las etapas, lo importante es que los hijos se sientan bien dentro y fuera del nido.
Mi nido quedo vacio cuando mis hijas tuvieron que marcharse a trabajar fuera, no quiero ni recordarlo, cuando volvieron eran cuatro…venían con sus parejas, y aunque en mi nido vivimos solo mi marido y yo, los fines de semana este nido se llena de nuevo.
Una no se mentaliza para esto, llega el momento y hay que vivirlo.

Un besito reina

Martin dijo...

La verdad es que no cuesta mucho porque el tiempo y las situaciones se van dando, claro está que para la mujer es más difícil, así cono tu lo has descrito.
Cuando estuve por 5 años a cargo de mis hijas y era el apoderado, dueña de casa, papá , el tío del auto que las iba a dejar y buscar, hacer las tareas y obligaciones juntos , después quedé sólo, me encontraba abandonado en un par de piezas en la casa de mi mamá, (cuando me separé), empecé a sentir ese síndrome del Nido Vacío y yo sin nada de nada.
Después de un tiempo me rearmé y empecé a reconstruirme nuevamente y con más fuerza, ahora con mi independencia total, las vueltas de esta vida, no me he sentido sólo y ni el nido ha estado vacío, ya que cada cierto tiempo ha estado ocupado pero en forma alternada, ya que una está viviendo conmigo por estudios y que luego se irá y la otra ya con su vida de casada se queda algunas veces para acompañarme.
Lo raro es que te vas a acostumbrando a la soledad y a manejar tus tiempos y dispones de él como te venga en ganas y comes lo que desees y lavas cuando te den ganas de lavar, planchar, etc., pero tú tienes a tu compañero y que no estás sola, así que es mucho mejor el pasar.
Y lo mejor de todo es cuando te avisan que vienen de visita y pones el más grande empeño en tener todo impecable y preparar lo que a ellos (as) les gusta y hacerlos sentir que están en la casa materna nuevamente. Impagable.
Cualquier consulta pregunte y no vaciles porque para eso estamos, para ayudarnos en las buenas y las malas.
Un beso Natacha.
PD: Bonito tema has tocado amiga.

Natacha dijo...

Eva tal vez yo comencé demasiado joven y la vida me atropelló. Me dejé llevar y ahora me siento algo perdida.
Estoy de acuerdo con tu comentario. De cabo a rabo.
Un beso, preciosa
Natacha.

Natacha dijo...

Eva María, cariño, gracias por todo lo que piensas de mí, de lo hermosa que crees que soy... Veremos qué tal se me da ocuparme de mi misma, jaja. A ver a quíen me llevo por delante...
Un beso, mi niña, preciosa
Natacha.

Natacha dijo...

Alma, cariño. Gracias por opinar. Veo que no pudiste resistirte esta vez. jajaja.
Seguro que tu eres mucho más fuerte que yo... ya sabes que me voy con un soplo..
Un besito, querida amiga. Me encanta verte por aquí...
Natacha.

Natacha dijo...

Alejandrina, es precioso que mantengas el cariño tan vivo por tus padres. Eso me da esperanzas...
Un besito, preciosa
Natacha.

Natacha dijo...

Hola Robledo, pues sí pasa tan rápido. Aún estás a tiempo de reflexionar y agarrar el deseo que quieras coseguir.
Gracias por venir, cielo.
Un besito
Natacha.

Natacha dijo...

Paqui ya tengo preparado un post sobre tu tema. Esperemos que sirva, al menos para pensar en ello.
Suerte mi niña.
Un beso grande.
Natacha.

Natacha dijo...

Esther, bueno, eso espero, bonita, que al menos, de otra forma sigan viniendo a darme un beso de vez en cuando...
Gracias, mi niña
Natacha.

Natacha dijo...

Aguabella tu experiencia siempre me reconforta.. esos miedos pasarán y me consuela saber qué no soy un bicho raro, sintiendome mal por algo que aún no ha llegado y que ha de llegar por ley de vida.
Gracias, mi niña. Por ser mi amiga
Natacha

Natacha dijo...

Martín me parece maravilloso que puedas y te hayas puesto en el lugar de lo que muchas mujeres sentimos. Estás dotado de una gran sensibilidad y te agradezco tu cariño de siempre.
Gracias amigo.
Un beso, mijito.
Natacha.

Carme dijo...

Hola, es la primera vez que entro en tu blog, y ... llore al leerte, mis hijos tiene 18 y 19, el año pasado se fue uno y este año el otro, se han ido a estudiar fuera y ... se les echa tanto de menos ....pero intento llevarlo bien, volveran por navidad, hablo con ellos casi cada dia,se que si tienen un problema me llaman pero .... no les puedo abrazar, saben que estoy aqui cuando me necesitan, pero les echo mucho de menos, ...

Saludos

Natacha dijo...

Carme, siento haberte puesto triste... pero si te sirve de consuelo, tus palabras me reconfortan.
Sé que llegará y le temo, pero es ley de vida y lo importante es que estén bien, como tu dices.
Gracias por venir y por dejar tu opinión.
Ven siempre que quieras, cielo.
Un beso
Natacha.

Hache dijo...

Nunca me olvido de que existo y soy. Y crecemos los dos juntos.

Soñadora dijo...

Mi querida Natacha, lo que dices es muy cierto, ya lo creo que cuesta. Cuando nacen nuestros hijos se convierten en el centro de nuestro universo, y todos nuestros movimientos están sujetos a los de ellos, nuestros horarios, hábitos y costumbres, y así vamos "creciendo" juntos, y llega el momento en que parten. Yo tengo 2 hijos, la mayor tiene 23 años y aún está en casa, es mi gran amiga y compañera; el menor tiene 20 años y estudia desde hace un año en Alemania. Se prepara en un Seminario para ser sacerdote. Cuando partió lejos de casa y lejos de nuestro país sentí que mi corazón lloraba mucho, pero a él le mostré una sonrisa de aliento y lo animé a seguir su camino. Al instalarse el por allá y empezar a escribirnos continuamente mails lo sentí tan realizado con su vida que mi pesar terminó y aprendí a disfrutar de él a la distancia, y pude así sentirlo cerca. Ahora está acá de vacaciones y con alegría veo que mi "chiquito" no ha cambiado, sigue teniendo el alma pura de siempre, y soy consciente que lo tengo unos meses solo "prestadito" y que pronto volveremos a separarnos, pero aprendí a ser feliz así.
Nunca dejarán de ser nuestros queridos "chiquitos".
Besitos y disculpa que me haya extendido tanto.

SUREANDO dijo...

Paso por primera vez por acá. Volveré porque me ha gustado. Por lo pronto tienes mi voto.
Saludos
Beatriz del blog personal: sureando

Natacha dijo...

Hache, es que tu eres de las listas. Yo ahora me doy cuenta.
Un beso mi niña.
Natacha.

Natacha dijo...

Soñadora, muchas gracias por tu comentario.
Reconforta leerte.
A todos nos llega con más o menos tristeza. Espero llevarlo bien.
Un besito, preciosa
Natacha.

Natacha dijo...

Beatriz, gracias cielo. Ahora iré a visitarte.
Un besito,amiga
Natacha.

vuelve siempre que te apetezca, serás bienvenida.

amor dijo...

natacha, aquí hay una puerta inmensa llena de vida, de cariño y de amistad, y esto no termina

me refiero a tu blog

y a mí

un beso

s

Natacha dijo...

Gracias, amor. Por tus buenos deseos.
Un beso, cielo.
Natacha.