"Nadie merece tus lágrimas... pero si alguien las merece, jamás te hará llorar..."
Anónimo.

martes, 22 de enero de 2008

La ley de menor ¿Para cuándo?


Sandra Palo cumpliría hoy 27 años si unos salvajes sin compasión ni alma, no hubieran acabado con su vida de una forma tan horrible y cobarde.

Europa Press anuncia así el homenaje que hoy, día 22, se le hace a esta chica que, sin quererlo, se ha convertido en la cabeza visible de los que pensamos que la ley del menor hay que cambiarla ¡Ya! No es posible que "El Rafita" esté en la calle.
Semejante tipejo no puede estar libre.
Es un personaje que creo que no es recuperable. Alguien capaz de hac
er semejante crueldad de la forma en que Sandra fue asesinada, no es posible reinsertarlo. Su cabeza (si es que eso lo que no le funciona) está tan enferma que no lo queremos en la calle. Que le traten de por vida y conviva con su conciencia para siempre (si es que la tiene). La noticia dice así:

" La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, asistirá hoy por la tarde a un acto de homenaje que se celebrará en la Real Casa de Correos en memoria de Sandra Palo, la joven getafense brutalmente asesinada por cuatro jóvenes en mayo de 2003.

En el acto, la jefe del Ejecutivo autonómico hará entrega a los padres de una placa conmemorativa en memoria de su hija, que hoy cumpliría 27 años. Cuatro jóvenes, tres de ellos menores, truncaron la vida de la joven, cuyo cadáver apareció el 22 de mayo de 2003 en un descampado de Getafe.

Asimismo, el coro de niños de la Comunidad de Madrid participará en el homenaje interpretando dos temas y habrá una actuación musical del grupo Camela, uno de los favoritos de Sandra Palo.

El acto se enmarca en la campaña impulsada por el Ejecutivo de Aguirre para modificar la Ley penal del Menor para endurecer las penas por delitos graves. La madre de Sandra Palo, María del Mar Bermúdez, se encuentra a la cabeza de esta campaña. Entre otras iniciativas realizó una campaña de firmas, llegando a recopilar más de un millón para presentarlas ante el Congreso de los Diputados. "

Aguirre se ha comprometido a modificar la Ley del menor.
De todas formas el endurecimiento, según tengo entendido, consiste en alargar las condenas en tres años. Y digo yo: ¿Porqué no se baja la responsabilidad en casos tan graves como éste? Endurecer la pena en tres años tal vez no suponga ningún avance, si luego se benefician de rebajas penales, por buen comportamiento o por trabajos sociales.
Espero que ésta, no sea una de tantas. "Te prometo una cosita, y así te callas un rato".

Estoy (creo que lo estamos todos) con los padres de Sandra y de todos aquellos que se ven afectados por el horror de perder un hijo y tener que asistir a ver cómo el asesino (solo por que es menor, a veces por meses) se beneficia de una ley que no sirve para nada.
No olvidemos casos como los de el crimen de la katana, el crimen de San Fernando (aquellas "niñitas" que querían ser famosas y saber qué se sentía al matar), el crimen de la villa Olímpica, el crimen del Ramón y Cajal, el de Algeciras, el del Olivar, el de Bajamar, en las Minas del Rio Tinto y muchos otros.

Según datos de la Plataforma por la Reforma de la Ley del Menor:

"Sólo en los años (2000-2001) fueron detenidos 139 menores como presuntos responsables de homicidios, 1.963 por delitos de lesiones, 631 por agresiones sexuales, 8.531 por robos con violencia, y por otros delitos hasta totalizar 53.610 detenidos. Menores de 14 años, responsables de 5 homicidios, 125 lesiones, 97 agresiones sexuales, 662 robos con violencia, y otros delitos hasta un total, al menos, de 3.984 (datos del Mº Interior) quedaron bajo tutela de los padres al estar fuera de la Ley del Menor".

Me sumo al homenaje a Sandra Palo y me uno a su dolor y al de todos los padres que han tenido que pasar por lo peor que alguien puede soportar, la pérdida de un hijo.
Que esto termine de una vez.
Un saludo
Natacha.

15 comentarios:

Adolfo Calatayu dijo...

Desconocía este episodio ocurrido en tu país y es condenable,desde luego,bajo todo punto de vista,espantoso y tristísimo.
Coincido con vos en tus apreciaciones más profundas.
Cariños

diaouled dijo...

En España nos hemos dotado de unas leyes muy blandas. Hemos confundido la democracia con la ñoñería y esto lo estamos notando a varios niveles: en casa, los niños son cada vez más irrespetuosos, holgazanes, incluso agresivos; en la calle, esos mismos niños se llegan a convertir en delincuentes, pero es que también hay delincuentes de cincuenta años al volante de un Hammer, o en el mercado, o en la cola del pan, y quien dice cincuenta dice treinta y dos. También quien dice treinta y dos, dice hombres Y mujeres, que por un lado están las maltratadas y por otro los maltratados, que denuncian bastante menos que las maltratadas y pasan muy desapercibidos (hablo de custodias compartidas denegadas en divorcios, etc). La televisión, medio de hipnotización de masas como nunca lo ha sido, es pura basura: ahora resulta que los matrimonios modelo (modelo es lo que se muestra como ejemplo de forma intencionadamente repetitiva) están todo el día a base de insulto va insulto viene y con axiomas machistas-feministas (que tanto da) como base de su comunicación diaria. Quien dice matrimonios modelo dice bailarines modelo, supervivientes modelo, modelos modelo... Mi hija piensa que para ser guapa hay que pesar treinta kilos y medir uno ochenta (exagero a propósito), esto también es agresividad de los medios para con sus usuarios y de la propia sociedad para con los ciudadanos. No nos tenemos respeto y por tanto no nos respetamos entre nosotros.

A ver si te veo más a menudo por mi blog, Natacha.

Natacha dijo...

Diaouled tienes mucha razón. Estoy contigo, estamos perdiendo el norte en asuntos muy serios. No sé de qué manera podremos retomar las riendas o si tal vez ya están rotas. Educar a nuestros hijos contra corriente es un árduo y duro trabajo. Tienes que pedirles un poco de fé en tí para que crean que no eres un marciano. Intenar inculcarles cosas distintas al consumismo, la imágen y chorradas así, se convierte en un trabajo agotador. Pero... en ello estamos.
Gracias, espero tus visitas.
Un saludo.

Natacha dijo...

Hola adolfo gracias por tu visita. En España desgraciadamente cada vez ocurren cosas como este crimen, de forma más habitual. ¿Por qué? no lo sé. Tal vez por lo que comenta diaouled.
Te espero.
Un saludo

Pedro dijo...

Me alegro de que me hayas encontrado, Natacha, así he podido conocerte. Me encanta tu blog y me solidarizo por completo con él. Por cierto, mi última entrada tiene mucho que ver con la educación que tanto te preocupa, espero que te guste.
Me pasaré por aquí con frecuencia. Gracias por tu visita y tus comentarios.
Un abrazo.

Our house dijo...

Hola, Natacha.
Como dije en la penúltima entrada de mi blog, la educación es cosa de casa y el problema es que cuando nuestros hijos tengan que hacer uso de esa educación es posible que les traten como a marcianos. Hay un "pero" abierto a la esperanza y es que tus hijos, los míos, los de diaouled y el resto de gente que piensa como nosotros estén juntos y eso se conseguirá (espero) siendo férreos en esa educación.
Me molesta la gente que dice que lleva a los niños al colegio para que los eduquen.
Así que a ver si nos vamos viendo por el barrio, ¿o has cambiado?

Salu2

Natacha dijo...

Hola our house.
Gracias por tu visita. Mis ascendentes siguen por el barrio. Yo tuve que emigrar a la periferia.
Un saludo.

nievesdq dijo...

Me uno en el dolor de esta familia y de tantas otras, y me identifico totalmente con la petición del endurecimiento de las penas.
Pero también estoy de acuerdo, que si las familias tomáramos las riendas de la educación de nuestros hijos, y fueramos todo lo responsables que deberíamos, la delincuencia bajaría en un porcentaje muy elevado. No podemos pasarnos la vida pidiendo y exigiendo. Para poder exigir, primero hay que cumplir, y en los últimos años, la autoridad paterna deja mucho que desear. Se están perdiendo los VALORES (educación, respeto, esfuerzo para alcanzar metas, dignidad, honestidad, palabra...). Muchos padres piensan que es más fácil decir SI a todas las peticiones de sus hijos, que el agotamiento de argumentar y poner límites. Pero ésto a la larga forma jóvenes con desequilibrios de vida importantes, y éstos jóvenes son el futuro del mañana.
Pero no podemos pretender que sean los centros de enseñanza los que eduquen a nuestros hijos. Ahí se va a recibir conocimientos de materias para preparar a buenos profesionales, pero las relaciones humanas, se enseñan y aprenden en casa.
De modo que tratemos cada uno de contribuir con nuestro granito de arena, y ser responsables de la parte que nos toca.
En fín Natacha, te he conocido en un momento, en que estos temas tocan mi fibra sensible.
Lo dicho, mi dolor y mi apoyo para esta familia.
Saludos.

Pedro dijo...

Hola de nuevo, Natacha.
La madurez fisiológica que teníamos nosotros hace veinte años que me comentas en mi blog (lo cual te agradezco), era producto de los usos y costumbres a los que estábamos sometidos desde pequeños, ya que en eso consiste la educación, en enseñar buenos hábitos en general, que son los que sustituyen al sentido común cuando éste falta.
De todos modos, tanto antes como ahora, ha habido y hay de todo, lo que sí es verdad es que la tendencia actual es bastante negativa, pero, como toda tendencia, ésta también tendrá su límite.
Se me olvidó aconsejarte que leyeras (si no lo has hecho ya) el libro: "Reflexiones de un juez de menores", del juez Emilio Calatayud. Seguro que te gustará.
Permíteme que adjunte tu blog al mío; a mis amigos les gustará.
Un beso y hasta siempre.

Natacha dijo...

Gracias por la recomendación. Conozco al juez del que hablas,(Emilio Calatayud) de hecho, en el lateral de este mismo blog hay un enlace a un vídeo que está grabado en unas jornadas sobre educación en Madrid. Imagino que lo ha visto. Si no es así, merece la pena. El libro no lo conozco, pero voy a leerlo, no lo dudes.
Gracias por venir, te espero. y gracias por añadirme a tu blog, haré una lista y estarás en ella. No tengo aún todo terminado.
Natacha.

MiLe dijo...

Ya vi ese vídeo del que hablas. Es bastante interesante.

En líneas generales estoy muy de acuerdo con lo que decís todos. Sólo quería matizar una pequeña cosa sobre la educación en el colegio.

Está claro que la educación principal la deben dar los padres, pero no debemos olvidar que los hijos nos pasamos (o hemos pasado) una media de 7 horas diarias en el colegio (sin contar las de la comida). Es decir, que prácticamente pasamos más tiempo con los profesores que con nuestros propios padres, ya sea porque o muchas veces éstos no pueden estar con nosotros después de clase, o nos ponemos a jugar, quedamos con el vecino, estamos con los deberes, estamos durmiendo o lo que sea.

Entonces claro, lógicamente hay que tener en cuenta lo que ya he dicho; pasamos mucho tiempo de nuestras vidas en el colegio y con los profesores. Y en el día a día pasan muchas cosas. Aunque sean los padres los que eduquen, los profesores también tienen un papel fundamental en nuestra educación. Él/ella va a ser quien tenga que explicarnos por qué está mal pegarse cuando hay una pelea, o por qué hay que guardar unas maneras en clase (o cualquier otro lugar), o por qué hay que ayudar al compañero de clase...

Independientemente de lo que luego nos digan en casa, es lógico que en clase también deban infundarnos unos valores. Y, sinceramente pienso "nievesdq", que las "relaciones humanas, se enseñan y aprenden en casa" PERO también en el colegio. ¿O acaso tú vives y te relacionas sólo en casa?

En fin, eso es lo que yo creo. ;)
Un beso.
XAU!

PD: Lógicamente yo ya no voy al colegio pero hablaba un poco en nombre de los que sí. ;)

Natacha dijo...

Hola mile. Está claro que en el colegio se pasan horas, muchas horas, pero no olvides que el vínculo emocional que un profesor tiene con sus alumnos es mínimo (y así debe ser, sino nos volveríamos locos). El maestro está para inculcar conocimientos y, de rebote, solucionar problemas puntuales.
Pero no puedo compartir contigo que la educación social y personal, la ética y todas esas cosas, sean también responsabilidad del profesorado. Y , en ultimo caso, no se permite al profesor sobrepasar según qué límites. Hoy en día si se te ocurre dar alguna directriz un poco personal, en seguida tienes al padre o la madre, (a veces de forma agresiva) pidiéndote explicaciones de que "Quién te crees que eres para reprender a mi hijo".
Las cosas, como siempre, tienen ambas versiones de un mismo suceso.
Pero es verdad que los chavales andan muy solos. Es complicado, la solución... ojalá la supiéramos.
Gracias por tu apunte.
Un saludo.
Natacha.

Our house dijo...

Hay un tema que no debemos pasar por alto. Si los padres son/somos unos desequilibrados (emocionales, sociales...)podemos influir negativamente en la vida de nuestros hijos. Si el desequilibrio es por parte del profesorado pueden influir negativamente sobre 25 o 30 niñ@s.

Our house dijo...

Perdón, 25 o 30 niñ@s por curso.

Salu2

Natacha dijo...

Hola Our house. Es cierto lo que dices pero digo lo que dije antes, un profesor influye mucho menos de lo que creeis en los chavales. La razón es que no hay vínculos de ningún tipo con los niños. La relación se limita a un rato y a una sección de aprendizaje muy puntual, el niño no absorbe casi nada personal de los profes.
Pero es verdad que un profesor desequilibrado es peligroso. Eso hay que controlarlo y también, no lo olvidéis, algunos chavales también son peligrosos.
Un beso.
Natacha.