"Nadie merece tus lágrimas... pero si alguien las merece, jamás te hará llorar..."
Anónimo.

sábado, 13 de septiembre de 2008

¿quien eres en realidad?



Aproveché los días de descanso para leer algunas cosas que tenía pendientes... tan dispares como alguna novela, cómo leer una bola de cristal, algo de psicología y mi prioridad: el crecimiento personal, el buceo dentro de nosotros mismos, con lo que eso supone...

De entre muchas de las cosas que he aprendido, una de ellas llamó mi atención.
El planteamiento de dónde ponemos la frontera de nuestro yo. Dónde comenzamos a ser "yo" y dónde comienzan el resto de las cosas... Parece una chorrada, pero no lo es.

Os pregunto: ¿Eres un cuerpo? o ¿tienes un cuerpo? Piensalo bien.

Yo contesté enseguida, con mi infantil precipitación de siempre, con la seguridad de estar en el buen camino.
Tengo un cuerpo, por supuesto. Esa fue mi respuesta, sin doblez, sin más... madre mía... lo que salió de aquella reflexión, gracias a la guía de la lectura del libro, fue interesante, cuanto menos.

Si eres dueño de tu cuerpo, es decir, tu no eres un cuerpo... sino que "tienes" un cuerpo, como el que tiene un coche o una casa o una manzana... ¿Qué eres? "Mente" contesté rápidamente otra vez...

La fronteras que ponemos en nuestro propio cuerpo dice cosas de nosotros. En mi caso dice que considero que "yo" soy sólo psique, que mi cuerpo solo es un vehículo que me lleva y me trae en esta ocasión.

Luego, si soy mente, mi pensamiento es energía, son impulsos eléctricos... Una energía que no muere, que no desaparece, tan solo se transforma para quizá habitar de otra forma más adelante... o que vivió de otra manera en el pasado...
Suponer todo esto es aceptar que la vida no termina, que solo cambia.

Sin embargo si opinara que "yo" soy un cuerpo tendría que admitir que cuando el cuerpo muere, todo muere con él. Puesto que eso eres...

La mente no envejece, tan solo evoluciona, los cuerpos sí, éstos envejecen se deterioran y mueren... qué pasa con la mente. Esa que soy "yo". Tantas teorías hay para justificar esto... la reencarnación, la transformación en otros tipos de energía, Dios, el alma... etc, etc...

Explorar estas cuestiones no hace más que confundirme a veces. Pero es fascinante la de cosas que se esconden dentro de nosotros mismos... Pero es necesaria la provocación, la pregunta que rompa la simpleza con que nos planteamos porqué estamos o a dónde vamos...

Y tú, ¿eres un cuerpo? o ¿tienes un cuerpo...?
¿Has cambiado ahora, tu respuesta?
Yo, estoy hecha un lío, la verdad.
Un saludo,

89 comentarios:

amor es libertad dijo...

natacha: no hay yo, no existe el yo tal como lo imaginamos, de hecho el yo es solo sueño, solo creación en la que nos apoyamos para explicar nuestras decisiones y conductas, pero no hay yoes individuales, hay en realidad que sueña todo y que es todo, y ese yo es el que de verdad somos

bs

(¿me has investigado ya si me desvían el asteroide ese como te dije?)

:)

bs

Carlos_Alberto, dijo...

Pues en realidad no se quien soy yo?
Eso me preguntó a veces también...
Bueno quería que te pasarás un momento por que necesitó tu abrazo...
Cuando estes en el lo entenderas!
Me gustan un montón tus escritos eres muy buena ehhhh, en esto...
Un besillo Natacha!

RAMPAEL. dijo...

Pues en mi caso Yo, como vengo y voy debería de ser un YO-YO y en mi mente tengo pensamientos cogidos con pinzas ("pinzamientos") dementes.

Muy bueno tu post, me he visto reflejado en él como un espejo, pero al revés, o sea un ojepse.
Un beso enorme
Rampy.

Enigmática dijo...

Tanto la primera como la segunda vez que nos haces esa pregunta de "¿Eres un cuerpo o tienes un cuerpo? respondí que tengo un cuerpo, un cuerpo que va íntimamente unido al resto de mi ser, pero no soy un cuerpo, me niego a pensar que todo lo que soy es lo que se ve.

Besos guapa!

Enigmática

Natacha dijo...

Santiago, pues si me has liado aún más, jajaja.
No sé si comparto eso de ser un gran ser del que formamos parte, que nos movemos juntos, como una ola...
Lo pensaré también, gracias por el punto de vista.
Un besito, cielo
Natacha.

Estoy en ello, jaja.

Natacha dijo...

Carlos cada pregunta tiene su momento. Ya llegará el momento también en que encontremos las respuestas.
Ahora mismo voy, lindo
Un besito,
Natacha.

Natacha dijo...

Rampy, jajaja. Por lo que veo estamos todos "más o menos" igual, jjaa.
Pensé que era la única que seguía preguntándome cosas tan básicas.
Un beso, amigo
Natacha.

Natacha dijo...

Enigmática, pues eso digo yo, qué triste sería ser solo la fachada. Sin nada dentro, al menos sin nada con identidad... aunque creo que hay personas así... solo carcasa... de colores y formas voluptuosas...
Un besito, preciosa
Natacha.

sinkuenta dijo...

Natacha: ¡tengo un cuerpo! pero no estoy de acuerdo contigo en eso de que entonces soy 'mente'. Yo creo que también tengo mente... yo soy mucho más que eso, soy parte de algo mucho mayor. En ese punto me ha gustado la definición de Santiago. Quizás somos tanto que la única manera que tenemos de captarlo es inventando una terminología y atribuyéndonos ese 'yo' tan ficticio como útil a la hora de comprender.
Creo que somos mucho más que seso (iba a escribir 'eso' y salió 'seso'... y, mirándolo bien, lo voy a dejar) Un beso: Alicia

M. Jose dijo...

Nuestra realidad está mucho más allá de un cuerpo. Tenemos cuerpo porque en algo nos tenemos que sostener, pero es la mente quien lo crea con la memoria y los recuerdos. La mente cuida al cuerpo
Cuando el cuerpo muere, queda nuestra esencia...espíritu...
NO somos un cuerpo, ni siquiera una mente, pero estamos demasiado apegados a la materia para darnos cuenta de eso...
Lo importante aquí es llegar a conocernos. ¿Quién soy yo? sería la pregunta decisiva y la única que deberiamos hacernos. Tú has estado muy acertada.
Como a tí estos temas son mi pasión y seguro que podriamos estar hablando horas...Hace días que estoy escribiendo sobre estos todo esto.
Buen post
Un abrazo
MJ

soñadora dijo...

Mi querida Natacha, yo creo que tenemos un cuerpo, tenemos una mente y lo mas importante, tenemos un espíritu, un alma, un hálito de vida, que es para mi lo mas valioso.
Besitos,

Juanjo dijo...

Me parece muy interesante tu pregunta. Yo me inclino por una respuesta parecida a la tuya; aunque no creo que la mente pueda vivir sin el cuerpo, y el cuerpo sin la mente; o por lo menos durante un tiempo prolongado.

Un beso.

€_r_i_K dijo...

Somos una partícula dimínuta en medio de un universo increiblemente enorme....
Con un matiz, el pensamiento incesante de porque se está dentro de él.....

De que todo lo que nos rodea, incluidos aquellos llamados nuestros semejantes, soy otro material más, que de mi propia disposición, puedo ser más o menos útil....

Desde que tuve el descubrimiento de que nada de lo de alrededor puedo cambiar, sino soy yo el cambiado, únicamente me preocupa, el oxigeno que transporta mi sangre al cerebro

Nuria dijo...

Yo tengo un cuerpo. Bien es cierto que el alma no muta de un cuerpo a otro pero digo yo, ¿Cuando se produce una muerte cerebral, tu cuerpo no responde ante estimulaciones externas (por poner un solo ejemplo). Así que el cuerpo es el esclavo de nuestra mente, reacciona según le mandemos.
Me he planteado esta pregunta en contadas ocasiones y siempre obtengo una respuesta similar.
Gracias por hacernos pensar Natacha.
Un abrazote

Jorge Fenix dijo...

Tenemos un cuerpo, tenemos una mente, tenemos un espiritu. Lo que nos hace humanos no es un cuerpo parecido al de otros primates, ni órganos similares a los de muchos animales. Si perdieramos una parte del cuerpo no seríamos menos humanos, ni tampoco si ocurriera con una parte de la mente, por enfermedad o por lo que fuera.
Además de preguntar que lo que tienes, se puede preguntar: ¿Donde estás? Uno sabe donde está el cuerpo. ¿Donde estás tu, con tu individualidad, personalidad, recuerdos, sentimientos? ¿En el cerebro,tal vez? ¿En que zona especifica se podria decir que uno está? ¿Donde está el YO cuando dormimos,cuando pensamos en el pasado o futuro, cuando estamos alterados o relajados? ¿Donde está el Yo de quien, por una enfermedad, no diferencia entre el presente y el pasado? Es notable que muchos humanos seamos materialistas, cuando en realidad nuestra esencia es inmaterial.Interesante artículo,amiga.
Saludos desde otro rincón de Matrix.

Esther dijo...

hola!muy interesante la verdad, yo diría que soy la unión de cuerpo y mente porque el uno sin el otro no vive.El cuerpo por sí solo se queda como inerte y la mente no tiene morada sin él.

En el cuerpo se nota más el pasar del tiempo y la mente a veces no envejece y sólo madura ,pues hay gente que siendo mayor se siente aún joven y eso se refleja luego hasta en su cara.

Un beso y buen fin de semana :)

Adrisol dijo...

gracias por hacernos poner en funcionamiento las neuronas dormidas
nos hacía falta,
besos.........

Gatadeangora dijo...

¡¡¡Huy que lio!!!,creo que tengo un cuerpo,serrano y un "yo" que no es un "tu",porque si fuera asi,ya no seria yo,aunque me gustaria ser tú.¿Me entiendes?...como dice la Esteban, jajajja.Bueno me voy a dormir que ya no se ni lo que digo.
Besitos

@Patrulich dijo...

La agudeza de mi amiga Alicia siempre me deja muda, perpleja. ¡Como para no coincidir!
¡Somos mucho más que seso! siiiiii!!!

(eso no quita que no me haya devanado los sesos, hermana mía)

Besos miles :)

Martin dijo...

Mi pensamiento me lleva a decir que soy una energía con un cuerpo que muere, pero, despues de la muerte esa energía sigue viva, a veces especulo de porque hay situaciones que ya he vivido, que he estado en determinado lugar, es probable que pueda creer en la reencarnación y seguir viviendo otro periodo, pero en diferente cuerpo y espacio.
La mente da mucho por divagar en el espacio-tiempo.
A veces me pregunto porque en una situación extrema de peligro de vida, en segundos te la recorres entera y después es como volver a nacer?
Hay muchas interrogantes amiga.


Un besito Natacha.

fernando dijo...

ummmmm, muy reflexiva y profunda mmmm tengo que pensar bien la respuesta

besos.

Sendieva dijo...

Ande ta mi comentario hee ande ta!!!!

Besitos.......

Sendieva dijo...

Bueno pues lo escribo de nuevo...

Me contesté rapidamente, lo mismo que tu, pienso que no soy un cuerpo sino lo que expreso, siento y trasmito, pero claro mi Nata me confundió y ahora no se ni lo que soy, pues ya que es difícil tenerlo claro, mira esta Nata la que me lía....

Para que luego digan que soy una mujer que sabe lo que quiere y con las ideas claras, tu esto no se lo digas a nadie... jajaja

Pues no se cariño, ya no se que es lo que soy de tenerlo tan claro a no entenderlo jajajaj

Muchos besitos mujer preciosa.

Maria Jesús dijo...

Te he dejado un mimo en mi blog. Besitos y feliz domingo

Natacha dijo...

Alicia, estoy sorprendida de los nuevos enfoques.
soy tan simple que me había quedado, como casi siempre en la cáscara, la superficie...
Gracias por tu nueva visión y pensandolo bien, tiene sentido, mucho sentido.
Eres un cielo, mi amiga querida
Un beso
Natacha.

Natacha dijo...

María josé, imagina que no sé "qué soy".. como para saber quíen soy... Es un tema para reflexionar ciertamente...
Gracias por tu opinión, linda
Un beso
Natacha.

Natacha dijo...

Soñadora... y si tenemos todo eso... ¿qué somos entonces?
Un lío.
Un beso, mi niña
Natacha.

Natacha dijo...

Juanjo, se supone que no, pero.... si la energía no se destuye... dónde va la nuestra cuando nuestro cuerpo desaparece?...
Besos, cielo
Natacha.

Natacha dijo...

Erik no he llegado ni mucho menos a esa conciencia de que hablas... si entiendo que debo cambiar yo si deseo que el resto cambie... pero solo preocuparme por respirar... abstraerse de todo lo demás?... no sé, Creo que estamos aún en escalones distintos... Tú más arriba, seguramente.
Un beso, cielo
Natacha.

Natacha dijo...

Bueno Nuria, está claro que el cuerpo depende de nuestra mente... es caso está en si la mente depende de nuestro cuerpo. Qué ocurre con ella cuando el cuerpo no responde... La mente sigue funcionando, ¿porqué no, cuando el cuerpo muere?...
Un besito, linda niña
Natacha.

Natacha dijo...

Jorge, interesante también tu aportación... Dónde reside realmente el ser humano.
Está claro que sin brazos, piernas o muchos órganos no vitales, el ser humano sigue siéndolo...
Con enfermedades como el alzeimer que destroza el cerebro y sus recuerdos... seguimos "siendo". por lo tanto.. ¿dónde estamos?
Qué interesante, Jorge. Tus visiones siempre son sabrosas...
Un beso, amigo mío.
Natacha.

Natacha dijo...

Esther, claro, hay personas muy jóvenes de espíritu a pesar de tener muchos años...
Parece que cada parte va por su lado ¿no? Tal vez será porque son partes bien diferenciadas, a pesar de estar condenadas a compartir tiempo y espacio.

Un beso, mi niña
Natacha.

Natacha dijo...

Adrisol, gracias por venir a leerme y hacerlo con atención, para todos, eso es un regalo.
Un besito, preciosa
Natacha.

Natacha dijo...

Gatita, jajaja. No hay manera contigo... jajaja.
Un beso, bonita
Natacha.

Natacha dijo...

Patri, hermana querida.
Te sales de todos los esquemas que conozca, porque eres tantas cosas para mí que no sé cómo te las apañas para estar tan delgadita y linda... con todo ese amor que llevas dentro...
Un beso, cielo
Natacha.

Natacha dijo...

Martín, pones sobre el tapete otro interesantísimo tema...
Los dejá vu... esas extrañas sensaciones que todos hemos tenido alguna vez... saber si se deben a que nuestra mente vaga libre por ahí sin nuestro permiso y guía es como admitir que no somos nada, ya que no somos mente ni cuerpo... ufff, si que es complicado eh amigo?

Un beso, cielo
Natacha.

Natacha dijo...

Fernando, piensa, piensa, y luego vuelve y comparte tus argumentos que seguro son interesantes.
Un beso, cielo
Natacha.

Natacha dijo...

Sendieva, jajaja. Parece que estás como yo, más perdida que un pulpo en un garaje, jajaja.
Bueno, aquí hay argumentos con los que trabajar un poco y pensar algo más.
Nuestros amigos no dejan de aportar cosas y visiones nuevas.
Un beso, mi cielo.
Natacha.

Natacha dijo...

María Jesús, voy a verte ahora mismo, bonita
Un beso
Natacha.

zoraida999 dijo...

Uf, ya estamos con temas de matafisica. Yo creo que tenemos un cuerpo para desenvolvernos por aqui, que lo que funciona es nuestro cerebro, que si fueramos capaces de enchufarlo a cualquier dispositivo electrico nos veriamos pensando, siendo por ejemplo un ordenador. Que el cuerpo le sirve para alimentarle de la gasolina que necesita para trabajar, la bateria a un ordenador. Que cuando el cuerpo muere, muere con el la mente y ya esta, se transforma en otra energia,,,

€_r_i_K dijo...

Natacha:
Todo lo demás es maquillaje, y al igual que cuando tunneas tu cara, tú decides el brillo que quieres, el color de sombras, el perfilador de lábios......
Si te entra lúcido y límpio el oxigeno a tú cerebro, no necesitarás tán siquiera espejo para maquillarte...
Será suficiente con la intuición...

P.D.
Fuera niveles, simplemente me doy un paseo, y observo, y no hay diferencias, ni escalones arriba, ni escalones abajo....
Cada uno somos los mejores para ego....

jordicine dijo...

Leí un libro de este estilo, 'El poder del ahora'... y me encantó. Si no lo tienes, te lo recomiendo. Un beso.

Catalina Zentner dijo...

Soy un cuerpo, tengo un cuerpo, trato de que el ser y el tener mantengan un difícil, delicado equilibrio.

Un abrazo,

Natacha dijo...

Zoraida, desde luego esa es la secuencia que todos tenemos en la cabeza... algo más romántico es pensar en esa energía después que el cuerpo de va...
Un beso, gracias por tu opinión.
Natacha.

Natacha dijo...

Erik, gracias de nuevo. Sabes que tus opiniones siempre son aire fresco, y sí, caminaremos en paralelo.
Un beso, cielo
Natacha.

Natacha dijo...

Jordi, muchas gracias por la recomendación.
No te quepa duda que lo buscaré y ya te contaré.
Gracias y un beso, cielo
Natacha.

Natacha dijo...

Catalina, en eso andamos todos, jajaj En ese ansiado equilibrio, tan dificil, a veces, de encontrar.
Un besito, linda
Natacha.

Joana dijo...

Mi linda Amiga, cuando tengas un tiempo pasa por mi página de premios, tengo unos premios, que me gustaria compartir contigo.
mira
acá
Besos ♥☻

Antiqva dijo...

Uy, amiga querida..., si yo te contara...

Obviamente, al menos eso creo, tengo un cuerpo, pero es que ademas tengo una sombra (elemento muy importante en mi vida, ya que asi veo por donde viene el sol), tengo una envoltura energetica que participa de la energia del cosmos y de nuestros ancestros, tengo tambien un alma, aun cuando no estoy seguro de lo que eso sea; tengo ademas, algo escondido eso si, un ser de luz en mi interior; tengo....

Uf, amiga, si yo te contara...

(Todas esas cosas y muchas otras mas tenian los antiguos egipcios, y nosotros, que solo tenemos cuerpo y alma, y algunos ni siquiera alma, nos creemos tremendamente listos...)

Un abrazo, amiga "Que Nos Hace Pensar"

Natacha dijo...

Antiqva, tremenda reflexión me dejas a estas horas, jajaja.
Gracias.
La sombra.... y qué importante que es esa sombra que de nosotros mismos proyectamos y, a veces, tan poco tiene que ver con nosotros, con nuestro "yo"

y respecto del alma... de acuerdo completamente... somos "tan listos" ahora...
Miedo da mirar tras los ojos de esos seres sin alma. Es facil distinguirlos... y hay muchos,
Un beso, cielo
Natacha.

Aguabella dijo...

NATACHA
Enseguida he contestado que yo tengo un cuerpo, tengo un envoltorio,quien soy?
que hago y donde ire?
Dios mio!!
Son esas respuestas que buscamos y no encontramos respuesta, mientras tanto permanecemos aqui donde tenemos que estar.

Al final del camino encontraremos las respuestas?

Yo vivo con mis creencias y mi fe.

Un besito guapa

Paqui dijo...

Yo tengo un cuerpo que va unido a todo lo que soy.
No soy un cuerpo porque valoro más todo lo que va unido al cuerpo que lo que se ve.
Ser un cuerpo y nada más que eso, pienso que es muy triste. Es mi opinión.
Ufff, que lio he formado con "tener o ser", jeje.
Besitos

Ignacio Bermejo dijo...

Yo tengo un cuerpo. No soy un cuerpo pero formo parte de un cuerpo. Me gustan este tipo de cuestiones que hacen que meditemos. Te dejo un beso.

La terapia de Rafaela dijo...

Natacha, cariño, no me extraña que estés hecha un lio, planteando estas preguntas invita a filosofar a la "deriva". En este aspecto yo si tengo una respuesta que es "valida" para mi, yo soy uno mente y cuerpo, soy una totalidad, mi mente está contenida en mi cuerpo y viceversa. Aunque en el pensamiento occidental médico y científico hah predominado durante mucho tiempo la separación de "mente y cuerpo", no puedo concebirlos por separado. y pregunto:
¿Qué haría mi mente sin mi cuerpo? o viceversa, mi cuerpo sin mi mente?
Por ello para mi es una totalidad.
De todas formas aqui has mezclado muchos temas y cuando hay tanta filosofía de por medio es mejor ir concretando conceptos.
bss y gracias por compartir con nosotros tus conclusiones. bstos me voy a dar una vuelta por tus otros blogs!!!

Hache XX dijo...

Hace algunos meses, en el programa Redes, analizaron un asunto, el tema era ¿Existe el alma?

Los mejores científicos del momento, incluido algún premio Nobel y algunos representantes religiosos dieron sus puntos de vistas, incluso se realizaron pruebas científicas en busca de algún indicio que nos llevara a pensar que el alma existe físicamente.

Todas las pruebas fueron negativas.
Al final, la conclusión aportada desde el punto de vista de la ciencia, es que el hombre se niega a mentalizarse, de lo que físicamente es, una partícula más del universo y que, como todas las demás, nace, se desarrolla y muere y es sustituida por otra de similares características.

Al fin y al cabo, simplemente nos negamos a asumir que somos una pieza más de la creación, en algunos casos, algo más inteligentes que otros seres y en otros, menos.

Simplemente hemos buscado un algo profundo, llamado conciencia o alma, que nos suaviza la triste realidad de que nuestro paso por la fase de vida es sólo eso.
Milan Kundera, en un libro, ya algo viejete, "La insoportable levedad del ser", intenta analizar, lo que para algunos es un hecho evidente: qué sólo somos los que somos y no lo que creemos ser.

Resumiendo, todos estáis de acuerdo de que somos algo más, pero yo no. Sólo somos cuerpo, lo que pasa es que como un antídoto "anti realidad", algo en nuestro interior nos hace pensar que somos algo más.

Ya lo dijo el poeta: "Y en el mundo en conclusión, todos sueñan lo que son, aunque ninguno lo entiende".

Un saludo.

libra dijo...

Yo también opino que tengo un cuerpo, que somos un alma dentro de un cuerpo,en mi opinión el cuerpo es sólo un vehículo, un elemento físico que me permite moverme, incluso podriamos pensar en los viajes astrales... además nuestro cuerpo no es el mismo que hace unos años, ni será el mismo dentro de otros tantos, lo que importa es lo que hay dentro, y porque como bien comentas si fuesemos un cuerpo pues al morirnos ahí se terminaría todo, y yo no creo que todo tenga su fin con la muerte...

Opositora dijo...

También contesté tengo cuerpo, pero dije soy alma en vez de mente... asi que como soy alma soy inmortal y puedo vagar por la vida eternamente,jajajaja qué morro...

No, en serio, muy interesante la entrada, pero la verdad es que estas reflexiones si que le lian a uno con eso de dónde viene y a dónde vas...

¡Un saludo!

Natacha dijo...

Aguabella, pues sí, gracias a la fe, puedes calmar esa incertidumbre. Es una buena táctica.
Un besito, mi niña
Natacha.

Natacha dijo...

Paqui... jajaja Si que es un lío, casi vale más no pesarlo, ¿no? jaja.
Un beso, bonita
Natacha.

Natacha dijo...

Igancio, gracias por venir, por pensar y por dejar tu comentario.
Un beso, cielo
Natacha.

Natacha dijo...

Rafaela, filosofar es algo inevitable cuando hablamos del alma, y la mente...
De todas formas, sin cuerpo (sin cuerpo que funcione, me refiero) tu mente puede estar intacta...
No sé, sigo con mi lío, jajaja.
Un beso, linda
Natacha.

Natacha dijo...

Hache xx, de todas las conclusiones, la tuya es la más realista y menos romántica... seguramente tengas razón y el ser humano necesita de ese "algo más" para sentir que sirve para algo...
Y es que ser una mota de polvo en la inmensidad del universo... no le gusta a nadie. jaja.
Un besito y gracias por tu centrada opinión.
Natacha.

Natacha dijo...

Libra, quisiera pensarlo también, que hay algo más, después de que el cuerpo ya no responda... que se agote...
Llegaremos todos a comprobarlo...
Un beso, bonita
Natacha.

Natacha dijo...

Opositora, jjaja. Vaya morro, jaja, me apunto también al alma....
Bueno no te hagas mucho lío que bastante tendrás ya con tus examenes...
Un beso, cielo
Natacha.

ALAS DE MI LIBERTAD dijo...

cuando,empecer con el crecimiento personal igual que tu me vevia libros y libros,sobre autoayuda,em un tiempo yo no era nada, a lo largo de mi camino descubri que lo unico que me importaba es creer en mi y en lo que hacia,cuando digo que yo no soy mi cuerpo estoy hacectando que soy mas ,que una mano o un pie,osea soy un cumulo de ciscustancia donde se desarrolla sentimientos y emociones,soy lo que pienso,y luego segun lo que pienso es cuando siento,que lio verdad amiga.
besos muy interesante entrada

PIER BIONNIVELLS dijo...

Me has hecho pensar mucho.
Esta entrada esta llena de muchas preguntas..
cierro mis labios buscando esas respuestas en mi interior.
que estes bien.
abrazos.

Leznari dijo...

Natacha,no creo que la mente pueda vivir sin el cuerpo, y el cuerpo sin la mente.
Cuando hay muerte cerebral, el cuerpo no responde a la mente....
Besitos mi niña.
LEZ

Bowman dijo...

Estoy consultando mis bolas (de cristal, quiero decir) y veo el futuro: la próxima entrada de mi querida Tachita será "¿Fue antes el huevo o la gallina?"
:D

Espero no ser sólo un cuerpo, porque entonces valgo bastante poquito, ja, ja.

En fin... creo que no somos más que almacenes temporales y ambulantes de ácidos nucléicos. Es triste, pero es así. Somos simplemente máquinas complejas creadas para un fin... perpetuar los genes. Existimos para su servicio.

Pero nuestra mayor complejidad es lo que tu llamas mente, otros psique, espíritu, alma, etc., y a mi me gusta llamarlo conciencia.
¿Por qué, a pesar de que las células de nuestro cuerpo mueren y son sustituidas por otras nuevas, es decir son distintas, seguimos sintiendo que somos la misma persona? Es decir: tenemos conciencia de nosotros mismos.

Si el cuerpo cambia ¿dónde reside la conciencia? En alguna parte estará ¿no? Si nos amputan una parte del cuerpo seguimos sintiéndonos nosotros mismos (jodidos, pero la misma persona). Si parte de nuestro cuerpo deja de funcionar (por ejemplo, parálisis de distintos tipos), seguimos teniendo conciencia de ser nosotros.

Hace tiempo leí un libro que me llamó poderosamente la atención: 'La conciencia cuántica', de Danah Zohar. Era un desarrollo científico de una hipótesis que intentaba explicar la existencia del "alma" a nivel cuántico.
Bueno, la física cuántica es enormemente compleja y lo más seguro es que mi juicio pudiera ser erróneo, pero el caso es que me estaba convenciendo. Parecía muy plausible, pero...

... llegaron los capítulos en que empezó a vérsele el plumero a la autora, cuando intentaba, basándose en las hipótesis desarrolladas en los primeros capítulos, demostrar la inmortalidad del "alma". Lo siento, pero perdía parte del rigor científico pues no podía evitar oler a ingeniería inversa, a arrimar el ascua a la sardina. Me refiero a que, en vez de partir de unos hechos y estudiarlos para llegar a una conclusión, me da el tufillo de que ha partido de la conclusión deseada para obtener con calzador el desarrollo que lo justificara. Y claro, si a mitad de libro creo descubrir trampa, ya se me desmorona todo lo anterior.

Bien, pues, incluso con alma cuántica, pienso que no existe conciencia despues de la muerte del cuerpo. Si el sustrato se desintegra, no hay donde soportarla. Si existe a nivel cuántico, la conciencia tendrá que irse diluyendo de alguna manera.

Mejor lo dejo aquí, porque ya me he puesto muy cansino...

hawkeye dijo...

la verdad es que la pregunta se las trae, no nos vamos a engañar... No sabría que responder, pues considero un abanico de posibilidades mucho más amplio, como quien se considera que está atrapado en un cuerpo que no es el suyo... pero bueno como digo la reflexión daría para hablar y hablar durante muchas horas... A mí me gusta pensar que soy parte de la naturaleza,ya sabes, polvo eres y en polvo te convertirás, que mi "yo", eso que nos diferencia a unos de otros, que nos hace ser más buenos, más malos, más listos, más sensibles, más simpáticos... ese algo es energía que quien sabe cuando se libere de nuestro cuerpo como reaccionará... Besos, buf!!! con la reflexión!!!

José dijo...

Anda que la pregunta se las trae y no poco. Como hay ya tantos comentarios, no voy a decir lo que yo pienso porque ya estará dicho (aparte que tampoco tengo un pensamiento fijo sobre el tema, va fluctuando según el día que tengo, conque ya ves). Decir pues sólo que es un tema peliagudo del que se pueden sacar un montón de ideas.
Pero me parece una excelente entrada para pensar sobre un tema interesante.
Bss!

José dijo...

Anda que la pregunta se las trae y no poco. Como hay ya tantos comentarios, no voy a decir lo que yo pienso porque ya estará dicho (aparte que tampoco tengo un pensamiento fijo sobre el tema, va fluctuando según el día que tengo, conque ya ves). Decir pues sólo que es un tema peliagudo del que se pueden sacar un montón de ideas.
Pero me parece una excelente entrada para pensar sobre un tema interesante.
Bss!

Natacha dijo...

Alas, jajaja. Veo que estás más o menos como yo... Supongo que cuando lea todo lo posible y todo lo que encuentre, llegaré a un callejón sin salida... pero bueno, me quedaré con lo que más me guste o me interese, como hacemos todos...
Un beso, cielo
Natacha.

Natacha dijo...

Pier, bueno, pensar está bien... si llegas a alguna conclusión, porfavor, dimelo, jajaja.
Un besito, linda
Natacha.

Natacha dijo...

Lez, ambas cosas unidas funcionan... pero cuando una falla, a veces la otra sigue funcionando. No lo olvides.
Un besito, mi niña
Natacha.

Natacha dijo...

Bowman, todas esas vueltas se las he dado, jajaja.
Es una lástima que ese tipo de libros "jueguen" con el orden de las cosas para adaptar sus textos y encajar las piezas.
Nunca nadie ha demostrado nada sobre el alma, la mente... o como queramos llamarle...
Sabes? siempre fui escéptica y siempre anduve con los pies en el suelo respecto de este tema, sin dudas, sin pena tampoco...
Me desbarató el juego alguna experiencia y eso me ha hecho tener una pequeña duda que me mueve y me remueve a seguir buscando... tal vez en un prepotente intento de la "inmortalidad" cuando en realidad es lo que dices. Un eslabón más en la cadena biológica, un instinto de perpetuar la especie... sin más.
Es poco romántico... pero es lo que hay...

Un beso, cielo. Seguiré acariciando la idea, de momento, hasta que me haga "mayor" del todo, jaja.
Natacha.

Natacha dijo...

Haw, pues si que estamos buenos, jajaja.
Formar parte de un todo parece ser una buena respuesta. Muchos coincidís en ello... y la admito como posibilidad, claro.
Gracias por pensar y por venir, cielo
Un besito, guapo
Natacha.

Natacha dijo...

José si que da para mucho, pero tal vez en privado, ¿verdad? pensando con tranquilidad... bueno, solo quería provocar un poco eso, además de encontrar nuevos puntos de vista... que son valiosos para mí.
Un beso, cielo
Natacha

Amelie dijo...

Pues yo hubiese respondido exáctamente igual que tú.

Se podría profundizar y mucho en este tema ¿verdad?.

Un besito, cielo.

Marinel dijo...

Natacha querida, siempre indagando...
A mí, me gusta eso de ser mente más que cuerpo, que lo pongo al servicio de mi mente que sabe y puede viajar más y más rápido.
El cuerpo lo tengo, lo cuido y me esmero en mostrarlo bonito porque mi mente me dice que debo hacerlo, pues es algo físico y perecedero, es el vestido de la materia que soy y he de lucirlo con esplendor hasta que el deterioro le haga mella.
Pero quiero pensar en otros vestidos, en otros ropajes en los que mi energía se adentrará para pasearse por el mundo; no importa qué mundo, porque quién sabe si no hay otros en los que materializarse después de éste...
Un mar de incógnitas, como siempre, esa soy yo.
Más besos.

Natacha dijo...

Amelie, pues sí, la verdad es que es tema con mucho que rascar...
Un beso, mi niña.
Natacha.

Natacha dijo...

Marinel, me sumerjo contigo en ese mar de incógnitas, sin duda.
Bucearemos juntas, ¿si?
Besito, mi cielo
Natacha.

Maca dijo...

!!Pero mujer!! ¿ cómo haces que nos comamos el coco así? ,con lo liadas que andamos con la vida.
Yo creo en aquello que dice,que nada nace ni muere, sinó que se transforma, creo que somos eso"energia" cambiante y si nó ¿cómo se explica que tengamos tan mala leche; pues eso: energía pura y dura.
Un besote grande

Lila Ortega dijo...

guapa!! me encanta este blog, me en- can -ta! la lectura de cada post, me ha hecho pensar mucho y sólo he leído dos, pero ahora voy a disfrutar del tercero jajaja
te envio un abrazo agradecido: comerconlila.com

Nómada planetario dijo...

Es realmente complejo el entramado de cuestiones que planteas como para resolverlas en cuatro líneas.
Saludos.

Airblue dijo...

Natacha: Martín dice que somos energía. Amor dice que no existe el yo individual, Bowman como siempre da una respuesta tremendamente científica e inteligente.. pues chica, no sé qué decirte ... filosofar es bueno, alimentamos la mente al menos. Pero creo que somos materia, pura química que cuando se destruye en la misma tierra, nace una flor, o una planta.... de veras que lo he comprobado.
Tengo un cuerpo que se ve, pero también tengo una mente, mi peor enemigo y esa no se ve y es la que rige todo nuestro ser. Soy, querida carita guapa, mucho más que un cuerpo, tengo inteligencia, siento, soy capaz de amar y odiar.

Hala!!! ya está, he ahí mi respuesta.
Lo mejor.... tu entrada.

Natacha dijo...

Maca, desde luego tu desbordas energía, no se si cambia o no, pero tu la desbordas, jajaja.
Un beso, bonita.
Natacha.

Natacha dijo...

Lila, pues bienvenida, cielo. Que disfrutes con la lectura, yo, encantada, como comprenderás, jajaja.
Un besito y ven siempre que quieras.
Natacha.

Natacha dijo...

Nomada, pues llevate y rumia... es verdad que es muy complejo, pero gusta darle vueltas ¿verdad?
Gracias por venir, cielo
Un beso
Natacha.

Natacha dijo...

Air, dificil de contestar cuando se unen sentimientos y razón... yo ando hecha un lío con ambas cuestiones.
Gracias por tu visión, tan valiosa como las demás. Dispares y válidas, todas ellas.
Gracias, mi niña.
Un beso, cielo
Natacha.