"Nadie merece tus lágrimas... pero si alguien las merece, jamás te hará llorar..."
Anónimo.

martes, 12 de febrero de 2008

Compra-venta de conciencias.


Una parte de la población mundial padece una curiosa enfermedad: Come demasiado.
La otra parte: se muere de hambre.
Paradojas como esta pueblan el mundo en el que nos ha tocado vivir.

Acostumbrarnos a estos absurdos contrastes se hace, a veces, cuesta arriba.
Mientras nosotros luchamos por conseguir que nuestros niños no sean adultos obesos, hay padres por ahí que luchan por conseguir un poco de agua para su bebé, que se muere de sed. O un poco de paz para que sus niños puedan salir a la calle sin que les peguen un tiro.

El mundo, ese lugar idílico que todos luchamos por conservar, del que se nos llena la boca diciendo que se contamina, que si el cambio climático, que si no hagamos más campos de golf porque no hay agua, que la educación y la sanidad es una mierda, que el gobierno no funciona, que... que.. que... Pero nunca miramos bajo la alfombra, seguirmos metiendo allí la basura para no verla.

Las Organizaciones que deberían encargarse de estos niños y estos adultos que no tienen donde caerse muertos, siguen acusándonos de ser responsables porque no donamos un euro diario para sacar de la calle a esa niña que se prostituye con solo 11 añitos. O el chaval que rebusca todo el día en la basura...


Estoy cansada de la publicidad agresiva que me señala con el dedo acusador de la culpa. ¿Hasta qué punto creen que el ciudadano de a pié puede hacer algo...?

Podemos ayudar a los cercanos, ex
igir a los gobiernos que ayuden a personas en nuestra sociedad, y en otras, a salir adelante. Pero no se nos puede pedir que compremos nuestra conciencia, entregando un euro diario o apadrinando un niño para llenar las arcas y los bolsillos de organizaciones corruptas que juegan al juego más sucio que jamás he visto: Vender la felicidad de otros, a personas que necesitan pagar dinero, para calmar su conciencia.
El intermediario... se llena los bolsillos con las carencias de unos y de otros.
Como los casos de Anesvad e Intervida dos ong´s muy conocidas e importantes en nuestro país, en las que las irregularidades han llevado a sus dirigentes frente a la justicia.
Está claro que el dinero corrompe. De todas formas, evidentemente, organizaciones tan enormes como estas dos a las que hago referencia, ya cuentan con una infraestructura que, claro, hay que mantener. Pagar la luz, los empleados, la limpieza, los locales, los viajes, el teléfono, la publicidad, que vale una pasta... Todos estos gastos, resulta que son prioritarios, ya que sin la infraestructura, las limosnas no llegan a destino. Siempre y cuando, después de pagar todos estos gastos "necesarios" quede algo para los que lo necesitan...

Luego vemos en las noticias como se diluyen los fondos de estas "supuestas" ong´s, en los bolsillos de sus trajeados organizadores, que son más listos que nadie, más sucios que nadie y que no sé cómo pueden dormir por las noches.


En fin... Nuestros niños están gordos, nuestros niños se mueren de hambre... ¿Dónde está el maravilloso término medio?


Desde luego, el planeta se muere, se ahoga... pero no se muere por la contaminación, ni por la falta de agua, ni por el cambio climático.
Se muere por que los seres humanos hemos aprendido una cosa nueva: A darnos la espalda unos a otros.

Un saludo.
Natacha.


33 comentarios:

Our house dijo...

Buf, qué dureza, pero qué cruel es la realidad.
Y que todos los días tengamos tema de qué hablar (en estos términos) también es duro.
Ánimo y suerte.
Salu2

Natacha dijo...

Pues sí, muy duro. La verdad, pero creo que es bueno, que de vez en cuando lo tengamos en mente. Que no se nos olvide mientras estamos entretenidos con otras cosas que brillan más.
Un beso our.
Natacha.

canela dijo...

Natacha, buenos días, considero que uno de los mayores enemigos que tenemos los seres humanos es la propia ñoñez.

Sí, hay mucha ñoñería. Eso de decir una cosa y hacer la contraria. Eso de no coger el toro por los cuernos y afrontar la realidad e intentar cambiarla, porque a veces requiere decir y hacer cosas que nos incomodan.

Mientras esas actitudes sean las más habituales, las cosas nunca cambiarán. En el fondo, muchos ya se sienten bien así. Apadrinar, dar limosna... eso es lo fácil, es lavar la conciencia para seguir viviendo igual, mirando sólo la superficie no queriendo provocar cambios de fondo, no sea que perjudiquen.

Lamentablemente es así, la sociedad se ha vuelto acomodaticia, cobarde, ñoña... por eso tenemos estos políticos. Los que nos merecemos. Nosotros somos, con nuestras actitudes, quienes los aguantamos ahí, en su pedestal.

Vuelvo a decir, igual que ayer, en nuestras manos está poderlo cambiar.

Besos.

canela

Natacha dijo...

Gracias canela. Tienes razón, la ñoñería sobrevuela nuestras cabezas... y eso no es buen síntoma.
Tal vez te guste el post. ong´s para ricos.
Un beso, gracias por venir.
Natacha.

Lillu dijo...

Vaya, una gran entrada para reflexionar. Quizás todos pensamos que por uno mismo no llegaremos a ningún lado y preferimos donar 1 euro y que otros se encarguen de hacer algo con él. Pero no creo que desaparezca nunca la duda de si ese euro ha llegado o no a su destino :/ Ése es precisamente el segundo problema que se plantea, la desconfianza, que muchas de esas organizaciones, como tú bien indicas, se han ganado a pulso con sus sucias artimañas.

Yo intento no avergonzarme de mi comportamiento para no sentir la necesidad de limpiar mi conciencia, pero aunque no actuara bien no toleraría que nadie me dijera lo que tengo que hacer con mi dinero ni que me hicieran chantaje emocional. Al fin y al cabo la sensación no deja de ser muy diferente a la de dejar de fumar: lo haces cuando quieres, cuando sientes que debes hacerlo, no cuando los demás te dicen que lo hagas.

saluditos!

Our house dijo...

Hola de nuevo, guapa.
Está resuelto lo del enlace al artículo de El País.
Respecto del premio... tengo el pequeño problema de no conocer muchos blogs, aunque lo tengo casi resuelto porque dos van a ser paea tí
Ciao

Juan M. Prieto dijo...

Natacha. Cuando en las oenegés, que son las entidades que canalizan la solidaridad de mucha gente, se descubre que sus dirigentes se corrompen, que aprovechan la coyuntura para enriquecerse, apaga y vámonos... Cierto es que muchas de estas organizaciones están lejos de ser democráticas y su gestión no es transparente. No obstante, creo que la labor que hacen es importante. Al menos los que están al pie del cañón (perdón por el símil bélico), los voluntarios y los que están comprometidos de verdad, hacen una tarea digna y meritoria. Los que están en los despachos, es otra historia (aunque de todo hay, no se puede prejuzgar a nadie).JM.

Antiqva dijo...

Este, amiga, es un asunto tan tremendo como complicado.

El hombre, a fin de cuentas, es un animal, y como tal actua.

No pensamos que los animales son mejores que nosotros, que en mi opinion -me refiero a los salvajes- no lo son.

La lucha por la vida es despiadada, sea a nivel de meros hombres o de organizaciones o estados.

Vamos a la destruccion del planeta, y no veo forma de arreglarlo, y mientras tanto, todos los dias, los telediarios atormentandonos...

Yo soy pesimista en estas cuestiones, y si encima no me dejan dar un donativo al tercer mundo (o a un mendigo para que se tome un cafe o una copa de vino), entonces ¿que puedo hacer?

La revolución, si, pero ¿que revolucion?

Un abrazo desde el pesimismo

Natacha dijo...

Si, lillu, tal vez uno siente el impulso en un momento dado y va, y lo hace, sin que nadie le vea sin que le den una carpeta con información de los niños apadrinados.. Ni ningún gasto añadido. De persona a persona, pero claro, eso también tiene sus inconvenientes.
Un beso
Natacha.

Natacha dijo...

Juanma, por supuestísimo. Siempre he dicho que no me gusta la iglesia como institución, sin embargo quién se atrevería a criticar o censurar a las personas que están allí, en el lugar, dando su tiempo, sus esfuerzos y su salud a cambio de nada.
Los voluntarios de a pié son gente maravillosa, y gracias a ellos, algo llega, al menos amor y cariño, que no es poco.
El voluntario no lo hace por dinero, no se deja corromper.
Un homenaje para ellos que son los únicos que dignifican estas organizaciones.
Un beso.
Natacha.

Natacha dijo...

A ver, Antiqva, no se trata de no dar un donativo, no se critica eso, se critica hacer la puñeta toda la semana y el domingo ir a confesarse... para continuar igual el lunes por la mañana.
Madre mía si todos nos retiráramos a nuestra casa... qué sería de nosostros.
Un beso,
Natacha.

Gatadeangora dijo...

Parece mentira que en el siglo que vivimos todavia no se haya resuelto el problema del hambre,¡¡con lo fácil que seria si de verdad los gobiernos quisieran acabar con ésta lacra!!Pero creo que los primeros interesados en que ésto no se solucione son los gobernantes de primer mundo.
Besitos

Genín dijo...

Natacha, excelente tu post, tienes razón. Es una realidad cabreante, siempre he pensado que los humanos somos una cuerda de imbéciles que al final terminaremos con nosotros mismos, con el increíble mérito que supone ni siquiera usar ayuda ajena a nosotros mismos ...jajaja
Salud, Genín

Natacha dijo...

Hola gatadeangora. Por supuesto, si los gobiernos o los gobernante quisieran acabar o, al menos, paliar el problema... lo harían. Se nos escapan los detalles de poder, avaricia... y demás equilibrios macabros que sujetan el mundo.
Un beso
Natacha.

Natacha dijo...

Hola Genín, sí, así "semos" las personas "humanas". Qué le vamos ha hacer.
Un beso
Natacha.

Adolfo Calatayu dijo...

Dulce y querida amiga: es abrumador y angustiante el nuevo post,pero por supuesto sumamamente necesario,por "casualidad" justo ayer estaba viendo esta página que resume la situación http://www.feedingminds.org/info/world_es.htm
un verdadero horror,lo cierto asimismo es que los gobiernos tienen,en primer lugar la responsabilidad absoluta de arbitrar los medios para tratar y paliar tal escenario,no las ONGS,en todo caso por fortuna en muchos lugares tales organizaciones existen y trabajan en tal sentido,tierras olvidadas de la mano de Dios y más olvidadas aún por los gobernantes.
Sigo confiando aún en el cambio y elevación de conciencia,en nosotros...
Otra página muy dura pero útil e informativa es:
http://www.fao.org/newsroom/es/news/2004/51809/index.html
muchos cariños

Natacha dijo...

Querido Adolfo. La imágen del mapa es estremecedora, pero no hace más que confirmar que se mantiene a conciencia la zona acotada. A veces, cuando vemos una imágen, hace un efecto muchísimo más efectivo que mil palabras...
La zona roja, está donde siempre, donde la pobre gente está tan ocupada en buscar unas migajas que dejan para otro día exigir y protestar por su situación. Entre otras cosas por que no tienen ni fuerzas...
Un besito adolfo.
Natacha.

Alejandrina Cara de Gallina dijo...

a mi punto de vista no es un problema tan dificil de solucionar el de el hambre en el mundo, pero pensandolo bien si lo es. Imaginate: se arreglaría en el momento que los que tienen dinero renuncien a el y lo utilicen para beneficiar a los mas pobres. Una vez leí que si todos nos hacemos vegetarianos, y dejamos de producir vacas para comerlas y les damos los granos destinados al ganado a las personas de los paises mas pobres, el problema se acaba.... pero implica poner MUCHO de nuestra parta y que gente muy rica deje de ganar dinero....

Natacha dijo...

Hola Alejandrina cara de gallina (me siento como un niño en un parvulario cuando pongo tu nombre) Habría que poner de acuerdo a demasiada gente. Eso no funciona... desgraciadamente.
Un beso.
Natacha.

@Patrulich dijo...

Natacha:
Esa frase que has puesto relacionada con que hemos aprendido a darnos la espalda unos a otros, me recuerda a la típica expresión argentina que aquí llamamos "no te metás". Y así estamos... de mal en peor.
Porque ese "no te metás" también se lo han apropiado muchos políticos, que justamente son los que prometen y prometen en épocas de campaña... y que luego se hacen los distraídos.
Un beso

Our house dijo...

Querida, tu post dá para mucho, lo cual hece ver lo necesario que es hablar del tema.
A estas alturas de la película creo tener claras varias cosas:
1) El problema no pasa por que el que tenga más dinero deje de ganarlo. Siendo "realistas" a todos nos motiva ganar más dinero que el de al lado.
2) La estrategia de los gobiernos está clara. Reparto de las producciones para geerar carencia de productos y justificar subidas de precios (nivelar la economía para que esté justificado su "trabajo").
3) Es dificil ponerse de acuerdo en una comunidad de vecinos. Poner de acuerdo a todo el planeta debe de ser la leche.
4) Algo tan sencillo como derivar (no donar) los excedentes de producción a las zonas desfavorecidas o eventualmente necesitadas tiene una "gran" complicación logística.
5) El principio de ayuda exige que nos ayudemos primero a nosotros mismos para que cada vez podamos generar más ayuda hacia los demás.
6) Es más efectiva la ayuda directa que podamos aportar que la que se da a través de la mayoría de ONG´s.
7) Los gobernantes son iguales, los del primer mundo y los del tercero.
8) Es necesario no hacer vagos. Las empresas que ubican sedes en países en desarrollo o subdesarrollados está claro que quieren ganar dinero, pero generan trabajo. Lo ideal sería favorecer la generación de cooperativas de servicios. (Ideal frente a real.)
9) Las políticas de inmigración son una basura que favorecen el que haya el sentimiento de "nosotros hacemos el trabajo que ustedes no quieren" cuando lo que están provocando es que los salarios caigan en picado.
Y para cerrar el decálogo...
10) Día a día tengo más claro que, habiendo más medios tecnológicos y de información, somos menos solidarios y menos inteligentes.

Saludos desde mi opinionlandia

Natacha dijo...

@patrulich, lo malo es que ya no es ni necesario decir "no te metás" Directamente se desentienden y pasan la bola.
Un beso, cielo.
Natacha.

Natacha dijo...

Our qué puedo decir. Estoy contigo, sobre todo en el punto 9. No sirve más que para trabajos precarios y bajada de sueldos.
Totalmente de acuerdo con tu coherente exposició, como de costumbre.
Un beso.
Natacha.

Pedro dijo...

Es cierto lo que dices, Natacha, pero me gustaría recordar que sí que hay miles de personas que sacrifican todos los días lo más valioso que poseemos, nuestro tiempo, o lo que es lo mismo, nuestra vida, por ayudar a los demás, a esos niños que se mueren de hambre o a esas niñas que se prostituyen, y esas gentes desinteresadas necesitan de nuestra ayuda para poder seguir haciendo ese penoso trabajo del que nadie quiere saber.
Puede que post como el tuyo despierten alguna que otra conciencia aletargada, entonces habrá merecido la pena escribirlo.
Un besito.

Natacha dijo...

Claro Pedro, qué sería de muchas de esas personas que están siendo atendidas (desinteresadamente) por voluntarios, desplazados a sitios inhumanos para velar por ellos.
La corrupción se limita siempre al de arriba, al que maneja el cotarro, como siempre, ellos no se manchan las manos con los mocos de los chiquillos se las manchan con manchas que no se quitan, con las del corazón.
Un beso
Natacha.

Rubén Iglesias dijo...

Natacha, gracias por traernos a la realidad, por sacudir nuestra conciencia que nos hace sentirnos culpables por una situación sin mucha salida aparente. Porque según tu misma cuentas estamos tan lejos de esas necesidades como lo están los polos de la tierra. Y en el medio organizaciones que se lucran... y de un lado la desesperanza y del otro la imposibilidad de ayudar, y... ¿qué nos queda, Natacha, solo el lamento?

Natacha dijo...

Hola Rubén iglesias, bienvenido. Respecto a tu comentario, creo que no, que el lamento no es lo único. Cada uno de nosotros tenemos, seguro a nuestro alcance alguien que necesita de nuestra ayuda. Prestársela es como los correos esos en cadena que se mandan...
Yo te hago bien a tí, tu te sientes bien, y haces bien al otro. El amor también se contagia, creo yo.
Un beso y vuelve por aqui.
Natacha.

Anónimo dijo...

hola


Pasaba a mirar tu blog. Me gusto mucho.

me gustaria que pasaras por mi blog y me dejaras tu comentario.

http://todopara15.blogspot.com/


muchas gracias

Gabriela

Anónimo dijo...

hola!


gracias por haber pasado por mi blog!


espero que pases seguido.Yo si lo hare.


Me gustaria que pases por un blog que te recomiendo:

http://www.cuentamicuento.blogspot.com/


gracias

Navi dijo...

Hola natacha, un post mas que señala las deficiencias de la sociedad, siendo sincero este tema me tiene harto, he pasado mucho tiempo viendo las noticias en el televisor y el periodico, aunque las cosas de las que yo estoy enterado son de este lado del charco (latinoamerica), las situaciones son exageradamente similares. Dice una cancion: "...Se va teniendo idea de los alcances que alcanza la palabra corrupcion desde el soborno al funcionario y policias proteccion de matones y el favor...".

Lo mas horrible es que siempre es la gente mezquina, la gente basura, la que se queda o la que consigue poder, solo me pregunto ¿Como logran conseguirlo?. Un saludo.

Natacha dijo...

Hola Navy. Tienes razón... casi toda la gente que consigue llegar al poder es corrupta o violenta o, cuanto menos ha pisoteado mas de una cabeza.
Y es que para llegar,(quien desee llegar) desgraciadamente ha de ser así. Atropellando, matando, "vendiendo" a tu hermano.
Me quedo con mi "no poder" "no dinero" y fomento en mi entorno el amor, la solidaridad y los valores que me hacen crecer como persona.
Un beso que llegue a todos los que están al otro lado del charco.
Aquí, os queremos.
Natacha.

Bowman dijo...

Respecto a las ONG sólo puedo decir que NO DEBERÍAN EXISTIR... pero ¡menos mal que existen!

Es sólo una opinión personal, claro.
Y no creo que necesite explicación ¿verdad?

Natacha dijo...

Bowman. Creo que no necesitas decir más. Estoy contigo.
Un beso
Natacha.