"Nadie merece tus lágrimas... pero si alguien las merece, jamás te hará llorar..."
Anónimo.

miércoles, 6 de febrero de 2008

España y Latinoamérica: hermanos o sólo primos...


Con la inmigración, aquella idílica relación que existía entre España y la Ámerica hispano hablante, ha cambiado.
Ha mutado a algo totalmente opuesto a aquello, a pesar de que gracias a muchos de ellos, la natalidad en España se mantiene.
Tal vez no nos hemos dado cuenta de que los "americanitos" pagarán nuestras pensiones. Pero... No todo es color rosa.

También tengo la visión del anfitrión. Del anfitrión muchas veces ninguneado, avasallado y estafado por muchos de los inmigrantes que no vienen a trabajar, que vienen de sociedades destrozadas y creen que aquí, sus derechos incluyen mendigar, robar, estafar y chupar del bote sin dar ni golpe.
De todo hay. No quiero decantarme por ningún lado pero, la verdad es que los "malos" siempre hacen más ruido y más bulto que los buenos.

Lo que es innegable es que: Casi toda la violencia callejera con armas de fuego se produce por extranjeros (también de personas de países del este de Europa).
La prostitución también se nutre de chicas latinoamericanas, por miles. Y somos testigos de grupúsculos violentísimos de jóvenes ataviados con indumentaria de dudosa procedencia: latin, ñetas y demás. Que hacen nuestras calles un poco más inseguras. Con credos que no comprendemos ni compartimos.

¿Qué va a ocurrir cuando no haya trabajo para todos? Estos chavales violentos no estudian, no se están formando. ¿Qué harán en el futuro próximo? Me preocupa. Me preocupa mucho.

Nuestros primos también comen, tienen hijos, se ponen enfermos y van al cole. Pero eso no es gratis. La forma de pagarlo es a través de los impuestos, como todo españolito de a pié.

Así, que primos hermanos, sed bienvenidos si venís a enriquecer nuestro idioma, a trabajar, a regalarnos con vuestro acento cariñoso palabras amables, a educar a vuestros chicos respetando la cultura que os acoge y a formaros para no ser una carga peligrosa, en un futuro.
Si no venís en esas condiciones, sintiéndolo mucho, no seremos familia.

Un saludo
Natacha.

9 comentarios:

Juan M. Prieto dijo...

Natacha. Creo que los lazos entre ambos pueblos son muy fuertes, pero creo que hoy por hoy lo que viene de allá no lo queremos ni regalado. Me parece muy oportuno el artículo que has escrito, ahora que proliferan las bandas latinas con un sentido violento y excluyente. T contaría mucho sobre este tema pues estoy bastante sensibilizado con esto, por varias razones. He tenido muchos alumnos adolescentes y latinoamericanos y aunq hay de todo, no eran de lo mejorcito. Tb fui pareja durante un año, de una profesora de matemáticas uruguaya. No sería muy objetivo si t contara, pero pienso que el análisis q tú haces es plenamente acertado. Si vienen a trabajar honradamente, a aportar cosas positivas a esta sociedad, a construir país, muy bien. Pero si no, directamente que se queden en sus países, pues de vagos, delincuentes y maleantes ya estamos sobrados. Un beso, Juanma.

Natacha dijo...

Gracias Juanma, siempre amable con mis comentarios.
En realidad la violencia va tocando a todos. Desgraciadamente se pega como la tiña.
Nuestros chavales copian atuendos, gestualidad y actitud ante la vida y los problemas. Tienen tan poca personalidad...
Los grupos violentos hacen doble daño. ¿Por qué será tan difícil copiar lo bueno?
Un beso.
Natacha.

ignacio dijo...

Me gustaria que alguien me explicase porque en el año 1996 apenas teniamos inmigración en España y doce años despues estamos así.

Natacha dijo...

Hola Ignacio. El fenómeno de la inmigración, tiene que ver, creo yo, con el crecimiento económico que España ha experimentado en estos últimos quince años.
Eso atrae a las personas necesitadas. Y claro, sin filtro, entra de todo. Ése es el problema.
Un país con puestos de trabajo puede ofertar un número determinado. No más.
Hoy he oído en la radio la noticia de que Rajoy quería hacer una ley específica para regular el trabajo el comportamiento de la inmigración en el país. Bueno, ya tiene los perros detrás. Como aquí somos tan buenos, tan buenos, que nos quitamos el pan para dárselo a los demás.
En fin...
Un desastre.
Un beso Ignacio.
Natacha.

@Patrulich dijo...

Lo que más me ha gustado es la frase que concluye en el dibujo "Pero pueden cambiar".
Soy argentina, y creo que aquí pasa algo similar en algunos aspectos, aunque no quizá en el mismo grado que en España.
Un cariño grande, Natacha!

Natacha dijo...

Hola @patrulich. ¿Qué tal? me alegra verte por aquí.
En cuanto al pie del dibujo, si, a mí también me llamó la atención.
Un beso hasta Argentina, uf qué lejos.
Natacha.

VUELVO AL SUR.. dijo...

Natacha, estoy de acuerdo con la preocupación creciente por la inmigración desordenada, que a fin de cuentas va provocando cambios en los esquémas sociales conocidos en tu país. Actualmente los inmigrantes se caracterizan, en muchos de los casos por no ser lo mejor que llega de otros países. Este hecho históricamente ha sido casi la regla. Hace mas de 500 años Cortés llegó a México y destruyó toda una cultura con violencia, robos, violaciones, asesinatos y todo a cambio de trozos de cristal de colores. La herencia cultural que nos dejó esa masacre no la quiero ni recordar para los Mexicano, por que aun sufrimos las consecuencias. Pero también quiero hacer mención otro suceso importante tanto para México como para España. Al terminar la guerra civil en españa, muchos de los exiliados fueron, buscando refugio en las costas del norte de francia en lo que se convertiría despues en un campo de concentración para los Españoles: frio, hambre, desapariciones clandestinas, muerte... En aquel entonces, el presidente Mexicano Lázaro Cardenas luchó, trabajó intensamente con su cuerpo diplomático por rescatar a ese numeroso grupo de españoles que estaban en desgracia. En este caso el resultado, tanto para México como para España fué un crecimiento y una aporte de cultura para todos.
Esto lo menciono por que no quiero tapar el sol con un dedo y decir que todos los inmigrantes son de lo mejor, pero al llamar tan despectivamente a los ..Americanitos... de alguna manera incluyes a todos los que somos de este continente, y creo que en un medio tan abierto como este, debemos, desde mi punto de vista, ser muy objetivos, poner las cosas en su lugar, pero hacerlo de una manera que no lastime la condición de los demás latinoamericanos.

Natacha dijo...

Querido vuelvo al sur. Nunca fue mi intención herir los sentimientos con el término "americanitos".

PIDO DISCULPAS POR ELLO.

¿Crees de verdad que ofendería a los lectores de este blog, que son en gran número latinoamericanos?
Te equivocas. Mi denuncia es por los problemas que la imnigración causa en nuestra sociedad en estos momentos.
No oirás nunca de mi boca la generalización de todo un pueblo como es latinoamérica.
Como bien dices, la inmigración siempre causa desgaste, vaya para el lado que vaya y sea quien sea el inmigrante.
Hablo de datos objetivos en mi país.
El médico de mis hijos es latinoaméricano y no tiro por tierra su trabajo por su origen.
Pero si la tasa de delincuencia ha subido en gran parte por la imnigracion latinoamericana, tengo que decirlo. ¿No crees?
No escribo este blog para regalarle a nadie los oídos, deberías saberlo de sobra.
Aprecio latinoamérica a y sus americanitos (con cariño). Pero eso no va ha hacer cambiar, desgraciadamente, los problemas que algunos de ellos están causando por aquí.
Recibe mi respeto como siempre, amigo.
Un beso.
Natacha.

Anónimo dijo...

La felicito natacha. Gracias a su comentario descubro que aun hoy los xenofobos, prejuiciosos y pseudo nazis siguen teniendo derecho a expresarse en España. Lástima que en su fanatismo no se dé cuenta de que la mayor parte de la violencia se origina por las condiciones de desigualdad inherentes al sistema liberal actual y no a los imigrantes. Pero en fin... como dice la canción de Sabina: " Y si dos vascos atracan a un farmaceútico en Vigo, jura el testigo que eran sudacas !"