"Nadie merece tus lágrimas... pero si alguien las merece, jamás te hará llorar..."
Anónimo.

martes, 4 de marzo de 2008

Total... sólo una copa.


Este post es para tí, para tí que te tomas una copita en esa comida de negocios, porque... total, es solo una copa y tengo el estómago lleno.
Para tí, que estás haciendo botellón con tus colegas y no mola decir "no", tengo que conducir. Total... por un cubata... "Me espero un rato... y luego me piro".
Para tí, que en esa comida familiar, para aguantar a tu cuñado y no ser menos, te tomas ese último coñac. Total, el imbécil de mi cuñado siempre va hasta el culo y nunca le pasa nada.
Para tí, que no te pones el cinturón, ni a tus hijos... Total, vamos aquí al lado. Tampoco hay que exagerar. "¡Que arreglen las carreteras!
Para tí, que pasas de todo, porque eres más chulo que nadie. Sabes más que nadie, y además todo te importa una mierda... "Si me mato, pues mejor" Total... este mundo es una basura.
Y para tí también, que eres responsable, que no bebes nunca que has de conducir, que abrochas el cinturón a todos los ocupantes que van en tu vehículo, y que eres respetuoso con las normas de trafico.
En definitiva a toda la "fauna" que circula por las carreteras del mundo conduciendo una máquina mortal y peligrosa si no se maneja con atención.

Cuando una vida se pierde en la carretera, no solo se pierde esa vida. Todas las personas implicadas, con su amor, su compañía, su amistad... mueren un poco también.
Se entierran ilusiones, amor, estudios, familia... en definitiva: "el futuro se muere".
Algo explota dentro y hace saltar en mil pedazos las vidas que rodean al que se deja la vida en el asfalto.
Tal vez si tomaste una copa, no te ocurra nada, tal vez salgas ileso... pero y el otro. Y si provocas un accidente y matas a alguien. ¿Podrás vivir con eso?

Me gustaría mucho que todas la personas que visiten hoy este blog, se tomasen la molestia de emplear 4 minutos de su tiempo para ver este maravilloso video-clip de Simple Plan, titulado "Untitled" (realmente yo tampoco sabría como llamarlo).
Que se lo enseñen a esas personas que todos conocemos, que se toman una copita antes de coger su coche, porque total...

Mi hijo pequeño vino hoy del cole con mala cara, disgustado y triste. Al preguntarle qué ocurría me explicó que habían tenido una charla sobre el alcohol y la conducción y que en la clase, les habían puesto un video clip.
Todos ellos quedaron impresionados, que algunas de las niñas lloraban (tengo que confesar que yo también lo hice al verlo).
Busqué el video y me siento en la obligación, en la necesidad moral de instaros a que lo veáis, que lo disfrutéis y que lo enseñéis a todos cuantos creáis que les vendrá bien:






Es tan triste ver una vida tirada en el asfalto...

Fui testigo de un accidente y aún recuerdo, casi en cámara lenta, como aquella muchacha, fragil, delgada, tan joven...
Volaba por los aires mientras el contenido de su bolso se desparramaba por el suelo y sus chanclas volaban a su alrededor mientras ella caía como un saco sobre el asfalto...
y luego... nada...

La vida se marcha en un instante, nos queda el dolor, y extrañas para siempre su risa, sus manos, sus ojos, su voz... Que nunca vuelve y, sin embargo, no puedes quitártela de la cabeza.
Es muy fácil perder la vida, un solo momento, un segundo, un instante basta para cruzar la línea y no volver jamás.
No volver a verte, a quererte, a acariciar tu carita linda.
Daría mí vida por volver a regañarte por no terminar la comida o a despedirte desde la ventana cuando te vas...
Daría mi vida por que la persona que se tomó una copa aquel día, lo hubiera pensado mejor...
Daría mi vida por recuperarte el tiempo suficiente para decirte cuánto te quiero y cuánto te extraño.

Muchas vidas se quedan en el camino. Si de nosotros depende, no tomar una copa o quitarla de la boca de algún amigo o familiar, tal vez, estemos salvando lágrimas, dolor y tristeza a muchas familias que quedan literalmente destrozadas.
Un saludo.
Natacha.

48 comentarios:

@Patrulich dijo...

Ay, querida, sentí como si te hubieras metido en mi cabeza y hubieras escrito mis propios pensamientos.

Yo creo que son alarmantes las cifras que circulan sobre accidentes de tránsito, accidentes terribles, vidas que se destrozan, familias enteras... en fin, lo has expresado tan bien.

Como ser humano, pero especialmente como madre me siento responsable, aunque a veces me abate la impotencia y la desesperación. Tú nos ayudas con posts como éste a tomar conciencia, ojalá pudiéramos hacer algo entre todos.

Un abrazo inmenso, Natacha.

Natacha dijo...

@Patrulich. No solo podemos, sino que debemos hacerlo. Con el gesto de evitar a los que están cerca, que conduzcan con alcohol... es una cadena imparable. Uno cada uno. Uno por un millón... un millón de vidas más.
Un beso amiga.
Natacha.

los retales de Luisa dijo...

uffff y qué te digo después de escribir semejante post?????

Natacha dijo...

Luisa, dí que nunca conducirás ni permitirás que nadie conduzca bebido.
Un beso.
Natacha.

los retales de Luisa dijo...

Nunca permito ni permitiré qué nadie vaya bebido ,jamás ,ya hay demasiadas muertes incoscientes.Mil besos guapa .

Aliena dijo...

Hola Natacha,

Me ha impresionado tu blog, me gustan los temas que tratas, aunque sean duros son reales y es necesario hablar de ello.

En cuanto a este post, decirte que estoy totalmente de acuerdo contigo. El título no podría ser más adecuado, el decir..total, por una copa, o por sólo una copa, se está poniendo en riesgo a sí mismo y a los demás.

Parece que las nuevas leyes han ayudado a bajar el índice de muerte en las carreteras, pero mientras siga habiéndolos hay que hacer algo.

Lo que esté en nuestra mano bueno será, adviertiendo a quien se toma una copita alegremente que tome un taxi para volver a casa o que no beba.

Los jóvenes cada vez empiezan a cosumir a más temprana edad y en mayor cantidad, luego conducen potentes coches o motos de forma temeraria, como si no supieran las terribles consecuencias que supone.

Siempre digo que la prevención es vital, por ello aunque tu hijo se haya impactado al ver el vídeo en clase, servirá para concienciar desde pequeños, así quizás el día de mañana la muerte por accidentes en carretera no sea la primera causa en los jóvenes.

Muy intresante el blog, gracias por colaborar en intentar hacer de este mundo un lugar mejor.

Besos.

Juan M. Prieto dijo...

Natacha. Por mi trabajo y por mis circunstancias personales me hago muchos kilómetros al cabo de la semana (que hacen un total de muchos miles al cabo del año). Pero cada vez que cojo el coche siento un respeto muy grande y trato de poner los cinco sentidos en la carretera, pues soy consciente de que para conducir hay que estar en perfectas condiciones y más, si llevas otras vidas humanas en tu coche. Creo que el alcohol o cualquier otra droga deben ser totalmente incompatibles con la conducción. En ese caso las sanciones han de ser firmes y contundentes. Yo que tuve un accidente en la provincia de Madrid en 2006 y sobreviví (por suerte lo único que perdí fue el coche), soy consciente de que a pesar de eso, el peligro está pues no siempre está en tu mano evitar los accidentes. El coche puede fallarte o los otros conductores pueden provocar una colisión en la que cualquiera podemos vernos envueltos. Pido a las personas que extremen las precauciones al volante, pues conducir no es un juego. Un beso. Juan M.

Natacha dijo...

Lo imaginaba, Luisa. No puede ser de otra manera, personas inteligentes hacen cosas inteligentes.
Un beso
Natacha.

Natacha dijo...

Aliena, gracias, ante todo, por venir.
Esconder la cabeza bajo el brazo no sirve de nada. Decirlo... a veces tampoco, pero siento la necesidad de hacerlo. Me hace sentir bien compartir con los demás.
Muchas gracias por tu visita, espero que vuelvas por aquí.
Un beso
Natacha.

Natacha dijo...

Hola Juanma, no sabía que habías tenido un accidente. Debe ser horrible... supongo que uno ve las cosas de otra manera ¿verdad?
Un beso y gracias por tu comentario rico, como siempre.
Natacha.

Antiqva dijo...

Amiga, hablabamos de que Internet permite aflorar lo mejor de las personas...

Pues bien, la conduccion hace que aflore todo lo peor de nosotros.

Los conductores, imagino que habra alguna excepcion, nos transformamos en seres cuanto menos "extraños", cuando conducimos.

Asi tantas palabrotas, gestos e incluso insultos.

Con respecto al problema de la bebida y las drogas... Lo has dicho ya todo.

Un abrazo

Natacha dijo...

Es verdad Antiqva, nos transformamos estando serenos... claro si hemos bebido o tomado algo más...
Es una penita esos papás y mamás que se quedan huérfanos...
Un beso amigo.
Natacha.

Nuria dijo...

No se ha producido ningun caso semejante en mi familia.
Ninguno bebemos y tenemos mucho respeto a la carretera.
No hay nada como respetarse a uno mismo y a los demás.

Me gustan los temas que abordas.

Un abrazo

Gatadeangora dijo...

Me ha impresionado mucho el video.
Ahora las leyes se han endurecido para los que conducen bebidos...pero todavia hay mucho irresponsable.
Besitos

Jake dijo...

sí...se pierde todo un universo con cada vida.
es fuerte este post.

Adolfo Calatayu dijo...

Querida amiga: gracias por tan terrible y ásperamente directo post.
En general pareciera que nunca alcanzan este tipo de advertencias o mensajes; la idea generalizada (por la estúpida creencia de inmortalidad), es "total, que a mí nunca me va a pasar." Y así la gente continúa equivocandose y muriendose por la idiota y triste causa de la bebida,en fin, sin palabras...
Cariños

Natacha dijo...

Hola Nuria, y espero que nunca jamás te ocurra.
Un beso muy grande, entre todos... hacemos cosas buenas.
Natacha.

Natacha dijo...

Gatita, todavía, cada vez que lo veo se me pone un nudo en la garganta. Estos chicos han tenido una sensibilidad extraordinaria, sin mostrar sangre, ni vísceras... sin embargo hace más daño que todo eso. Va derecho al corazón.
Esa madre que sale volando, y el hermano con la consola... En definitiva, vidas destrozadas...
Un beso, linda.
Natacha.

Natacha dijo...

Hola Jake. Tu lo has dicho: "todo un universo". No puedo añadir nada más a tus bonitas palabras.
Un beso
Natacha.

Natacha dijo...

Adolfo, si que es verdad, a veces, la idea de la inmortalidad es necesaria para seguir adelante, para afrontar según qué cosas. Pero en este caso...
Siento haber sido áspera, pero con suavidad, en este tema... no llegamos.
Un beso, amigo.
Natacha.

Genín dijo...

Ay natacha, que drama. La perdida de una sola vida es una tragedia, ero fijate la cantidad de ellas que se pierden tontamente muchas veces...¡ Que impotencia!
Un beso y salud, Gení

Frabisa dijo...

Muy interesante tu reflexión. Me espanta la gente que bebe, sea por el motivo que sea. Más aún me horrorizan aquellos que después de hacerlo, conducen su coche de modo temerario, no solo poniendo en peligro su vida sino la de cualquiera de nosotros que vamos tan tranquilos.

Un beso

marta dijo...

Hace unos días escribí un post hablando de los accidentes en la ruta:"Descalza por el asfalto".
Si bien, el alcohol no es el único determinante en un accidente, es sin dudas el de mayor porcentaje.
En las rutas, a veces, se controla a los conductores, pero no se prohibe la venta de alcohol, por ejemplo en estaciones de servicio.
No hay conciencia individual, ni de los organismos de control.

Muy fuerte y muy bueno tu post.
Un abrazo.

Natacha dijo...

Hola Genín, que ninguno tenga que pasar por eso. Y menos si se pudo evitar, por una copa... solo una copa.
Un beso.
Natacha.

Natacha dijo...

Fabrisa, es tan injusto... a veces.
Un beso.
Natacha.

Natacha dijo...

Marta, Sí de nada sirve, si no se prohíben ese tipo de cosas.
Gracias por venir
Un beso.
Natacha.

Pedro dijo...

Realmente impactante. Quizá algún día funcionen las campañas de sensibilización y todos podamos salir a la calle más tranquilos, pero me temo que de momento tendremos que seguir encomendándonos al Dios que cada uno prefiera.
Aunque si empezamos enseñando en los coegios a los más pequeños videos como ese, aún hay esperanza. Ese es el comienzo y el único camino, la educación.
Besos.

Natacha dijo...

Pedro, los niños son el futuro y lo estamos dejando pudrir, sin hacer nada...
Un beso
Natacha.

Anónimo dijo...

Hola! tal vez al escribir, conectases con miles de seres, que lloran a sus hijos, hermanos, esposos...tambien con el dolor de los que un día "por una copa de más" segaron la vida de los que no habian tomado nada...marcando para siempre la suya sin poder dar marcha atras.
gracias por estar hay.

Natacha dijo...

Anónimo, gracias a tí por estar ahí también.
Un beso.
Natacha.

Maru dijo...

Creo que a nadie puede dejarnos indiferentes lo que dices y el video, si bien la canción es linda, pensar que es tan fácil y común que eso pase.
Aquí tenemos temor a los fines de semana. Jóvenes embriagados que conducen a 140, que no tienen tiempo de reaccionar ante cualquier eventualidad, y más encima van 6 ó 7 jóvenes apiñados en un auto, y si pasa algo, ya te imaginas el panorama. Lamentablemente, los domingo en la noche en las noticias hay muchas de ésas.
Es una pena...
Creo que uno como padre debe inculcar ese respeto por la vida propia y de los demás a sus hijos, la prudencia, la responsabilidad.
besos

Natacha dijo...

Si Maru, no importa dónde se viva, es un mal mundial... Algunas personas, provocan, con su terrible irresponsabilidad, mucho dolor.
Un beso.
Natacha.

diaouled (JotaJota) dijo...

Hola a todos, Natacha... Teníamos en casa una asistenta del hogar increíblemente buena, no sólo por lo mucho y bien que trabaja, sino por su forma de ser, su honestidad, en fin, tiene muchos valores, pero una vida que se le ha tornado muy gris.

Era una familia estupenda, con unos hijos maravillosos, un marido sencillo, trabajador, encantador... El hijo mayor comenzó con problemas que no voy a comentar aquí, la familia les dió de lado, el marido sufrió un accidente y está por ver si puede volver a trabajar... Ella está en tratamiento desde hace tiempo.

Hace unos tres meses, la novia de uno de sus hijos volvía a casa por la autovía. Venía normalmente, conduciendo despacio. Todo ocurrió en un segundo: un coche salió de la nada y se empotró en su turismo. La novia murió al instante. El conductor del otro vehículo no. Conducía a unos 200 Km/h, perdió el control (no se sabe cómo ni por qué) y saltó la mediana, yendo a aterrizar sobre la pobre chica. Su novio se quería morir y pasó semanas incomunicado. La madre del novio pasó largo tiempo muy mal. La niña que murió al parecer era como una hija, y además una hija ideal, para ella. No conozco a la familia de la novia, pero os podeis imaginar.

Hace una semana volvió a morir alguien aproximadamente en el mismo punto.

Hace unas tres semanas ví tendido, en el mismo punto, a un señor que estaba siendo atendido por una UVI móvil. El señor debía estar muerto: había intentado cruzar la autovía.

Exceso de velocidad, imprudencia, educación.

Natacha dijo...

Diaouled, qué horror lo que nos cuentas... Es imposible ponerse en el lugar de alquien que ha sufrido una pérdida así, que no tienes tiempo de despedirte, de reaccionar. Son muertes, en definitiva, que "no toca" morir.
Si en ese punto siguen ocurriendo accidentes, alguien debería tomar medidas. Tal vez sea unos del muchos "puntos negros" de algunas carreteras.
Qué pena, amigo.
Un beso
Natacha.

Pedro Jorge dijo...

Natacha... me costó mucho esfuerzo terminar de ver el video, terminar de leer tu texto y después he dudado mucho en comentar... fianlmente lo hago, sólo para decirte que aprecio muchísimo tu entrada, mi única hermana murió en un fatal accidente en california, hace años... ni siquiera iba conduciendo..

me has arrancado un par de lágrimas muy saladas.

Natacha dijo...

Pedro Jorge, nada de lo que podamos decirte consuela un horror así. Si este post y todos vuestros comentarios sirven para que alguien tenga un poco más de conciencia a la hora de conducir un choche... creo que podemos darlo por bueno.
Aprecio el esfuerzo que has hecho al mandar tus palabras...
Gracias.
Un beso amigo
Natacha.

Común dijo...

Hola!!!!!!!!

Que buen post, cuanta razón tenes.
Si respetáramos nuestra vida, NO tomaríamos, y además tendríamos que respetar la vida de los demás.

Un besote y abrazo de oso.

Natacha dijo...

Hola común. Gracias por regalarnos tu comentario. Tienes mucha razón. Sería fantástico nadie bebiése...
Un abrazo y vuelve por aquí cuando quieras.
Natacha.

angie dijo...

En primer lugar, gracias. gracias por presentarme tus otros blogs y éste en concreto. Suscribo todo lo que dices en tu post y me ha impactado en especial un comment en el que dices: los niños son el futuro y los estamos dejando pudrir.
Cuánta razón encierran esas palabras. Cada día lo ves en clase, en los transportes, en la televisión. Cada día te levantas con la intención de querer cambiar el mundo y muchas veces te acuestas desmoralizado porque tienes la sensación de que haces tan poco.
¿Hacia dónde vamos?
Creo que estamos perdiendo el norte.
Tu blog y tus visitantes demuestran que aún pueden crecer flores en el desierto.

Natacha dijo...

Hola angie. qué bien que vinieras a visitarnos. Los comentarios de este blog son maravillosos, siempre digo que la trastienda es mas bonita e interesante que el escaparate.
Un beso y vuelve cuando quieras.
Natacha.

Mond dijo...

Que bonito blog... se siente la luz, tu luz.

Natacha dijo...

Gracias mond. Qué bonitas palabras.
Un beso. Vuelve por aqui cuando quieras.
Un beso
Natacha.

Bowman dijo...

Mea culpa. Una pequeña confesión:
No soy bebedor, pero ese día, hará más de 20 años, bebí más de la cuenta. Tras un enorme desengaño "amoroso" (por llamarlo de alguna manera, porque realmente fue una "gran putada", con perdón) salí del disco-pub y cogí mi 600 (mi añorado "Chepa") para volver a casa, apenas 2 km, por ciudad.

No pasó nada, no hubo ningún incidente... pero ¿y si llega a haberlo?. Algo sucedió en mi mente y pude comprobar los efectos.

Había dos coches delante y un hueco entre ambos. No cabía. Estaba seguro de que no cabía. Juro que no cabía. Estaba claro que no.
Finalmente cupe entre ambos y pasé sin problemas. Había espacio de sobra. Me quedé impresionado, por dos motivos:

a) el alcohol definitivamente distorsiona la percepción. Ya no hacía falta que me lo dijeran. Tenía la demostración, personal y empírica. Sobraba espacio, pero yo hubiera apostado mi brazo a que no (pudo haber sucedido exactamente al revés, y ahí hay accidente seguro).

b) El alcohol se adueña de tu voluntad. Si no cabía... ¿por qué no frené? ¿por qué seguí adelante sin la menor intención de frenar o esquivar? Si que hay un peligro ¿por qué no hago nada por evitarlo?.

Una experiencia corta, sin incidentes (ni para mí ni para los demás). Pero suficiente para no volver a hacerlo en mi vida. Agradezco al destino que me preparase aquella prueba. Nadie sufrió y la lección quedó aprendida de por vida.

Natacha dijo...

"Querido Bowman, compartir este tipo de cosas te honra. Como siempre
Gracias, todos aprendemos de tu sinceridad.
Ere un buen tío, una buena persona.
Un beso
Natacha.

EVA dijo...

Excelente video y excelente entrada. No somos conscientes de lo que llevamos entre manos y no es solo un coche.
saludos.

Natacha dijo...

Eva, un beso y gracias por venir y por opinar. Eres bienvenida, ya lo sabes.
Natacha.

Caco dijo...

El post es buenísimo. Firmo cada palabra. En mi casa un accidente provocó 20 años de tragedias a casi todos.

El vídeo es la puta verdad. Trabajo en la noche y he visto en directo tres de estos, iguales. Los escalofrios han empezado con las imágenes del padre o él en el futuro ( no sé, no quiero verlo otra vez) en la mitad... lagrimones

Natacha dijo...

Caco, el video me recorrío el cuerpo entero cuando mi hijo pequeño me lo mostró. Las lágrimas salen solas, desde dentro.
Siento saber que algo malo ocurrió en tu familia. No deseaba hacerte pasar un mal rato.
Ahora estoy pensando que este video no debe quedarse aquí escondido en este antiguo post.
Voy a sacarlo ya ponerlo en el lateral... tal vez alguien lo vea y se piense si tomarse esa copa.
Un beso,
Natacha.